Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Condenan a un hombre a 11 meses de cárcel por agredir a varios policías que iban a detenerle en Sagunto (Valencia)

La sección tercera de la Audiencia Provincial de Valencia ha condenado a un hombre a cumplir 11 meses de prisión por agredir a varios policías que iban a detenerle en una avenida de la localidad valenciana de Sagunto. Además, tendrá que pagar una multa de 240 euros e indemnizar a los agentes heridos con casi 600 euros en total, según consta en una sentencia facilitada por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV).
De esta manera, el tribunal valenciano ha desestimado el recurso interpuesto por el abogado del procesado contra la sentencia del juzgado de lo Penal número 1 de Valencia, que le condenaba a esta pena como autor de un delito de resistencia, con la agravante de reincidencia; y de dos faltas de lesiones.
El incidente tuvo lugar sobre las 12.40 horas del 14 de septiembre de 2010 en la Avenida de Palmosa de Sagunto, cuando funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía dieron el alto al vehículo en el que viajaba el procesado, quien tenía una orden de detención por parte de la Brigada Local de Policía Judicial.
En ese momento, el procesado se apeó del vehículo y, pese a que los agentes se identificaron con exhibición de su carnet profesional y placa, y a pesar de que le informaron de que estaba detenido, el hombre dio un fuerte manotazo en el pecho a un agente, con lo que éste se cayó, y huyó a pie.
Sin embargo, fue perseguido por este agente y por otros tres compañeros, quienes lo interceptaron. En ese instante se produjo un forcejeo, en el que el procesado lanzó puñetazos y patadas contra los policías, hasta que finalmente fue reducido.
Como consecuencia de los golpes y de la fuerza empleada, uno de los agentes sufrió una contusión en la mano izquierda, por la que tardó en curar cuatro días; mientras que otro compañero, el que se cayó, sufrió contusiones en ambos brazos y antebrazos y excoraciones en el antebrazo izquierdo.
Por todo, el hombre fue condenado a 11 meses de prisión, y el procesado recurrió esta pena al alegar que no solo no se resistió, si no que fueron los agentes quienes le propinaron una brutal paliza. El tribunal desestima estos argumentos y da credibilidad a las versiones de los agentes, por ser más "fiables" y "sinceras".