Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Condenas de 2 a 8 años de cárcel a una banda latina acusada de amenazar y coaccionar a integrantes que querían abandonar

La Audiencia de Barcelona ha condenado a penas de entre ocho y dos años de cárcel a 22 miembros de la banda latina 'Black Panters' por tráfico de drogas, amenazas, agresiones y coacciones a integrantes que querían abandonar el grupo.
Las penas se han establecido después de un acuerdo de conformidad alcanzado entre el fiscal y las defensas de los acusados este lunes y que ha evitado la celebración del juicio que estaba previsto que se alargara durante un mes en el auditorio de la Ciudad de la Justicia.
Las condenas mayores se han impuesto a Fernando Arturo C. y Ezequiel Emilio S., con ocho y siete años de cárcel, respectivamente, que se han rebajado sustancialmente respecto a los más de 20 años de prisión que pedía el fiscal en su escrito de conclusiones previo al juicio.
Sobre el resto de los 23 acusados han recaído penas de entre dos y cuatro años y medio, con excepción de uno de ellos, Jairo Miguel O., que está en rebeldía y no ha asistido este lunes a la vista oral, con lo que ha quedado fuera del pacto.
La rebaja se ha producido fundamentalmente después de que los miembros de la banda hayan reconocido en juicio los delitos por los que estaban acusados y tras retirarse en el acuerdo la acusación de conspiración para la comisión de un delito de homicidio y de detención ilegal, que se les atribuían inicialmente, además de contemplar ahora en algunos casos el atenuante de drogadicción.
Según la calificación del fiscal, al menos entre 2012 y principios de 2013, los acusados formaban parte de esta banda que operaba básicamente en Barcelona y L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona) y tenían como ocupación fundamental la venta de marihuana y de hachís en los territorios que controlaban.
Además, entre esas mismas fechas la banda amenazó y agredió a algunos miembros que pretendían abandonar el grupo para que "reconsiderasen" su decisión.