Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Confirmada la pena de 20 años de cárcel contra Hriz por el 11-M

El Tribunal de Apelación de Salé, junto a Rabat, confirmó hoy la pena de 20 años de prisión impuestos al marroquí Abdelilah Hriz en primera instancia por su implicación en los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid.
La sala de lo Criminal anexa a esta corte decidió mantener la pena que la Fiscalía reclamaba, es decir, los 20 años de cárcel para Hriz, y desestimar el recurso de la defensa, que había pedido la absolución para su cliente por falta de pruebas.
El pasado 18 de diciembre, el tribunal de Salé halló a Hriz culpable de "constitución de banda criminal para realizar un acto terrorista" y de "complicidad en la destrucción de medios de transportes y vías públicas con explosivos".
Hriz fue condenado también por los cargos de "participación en una agresión premeditada que afecta a la vida y la seguridad de las personas" y "recogida de fondos destinados a financiar un acto terrorista".
El Ministerio Público basó la acusación en los análisis del ADN hallado en la sangre de un pantalón y en los restos de cabello en un peine, en casas utilizadas por los terroristas, que corresponden a Hriz.
El acusado, que reconoció haber estado en Madrid entre octubre de 2003 y marzo de 2004, negó las imputaciones y acusó a la Policía española de "fabricar" las pruebas, incluidos los análisis de ADN.
Hriz, detenido el pasado 28 de enero en Marruecos a petición de España, fue acusado por el juez español Juan del Olmo de 191 asesinatos terroristas consumados, 1.811 en grado de tentativa, 4 delitos de estragos terroristas y otro de tráfico, tenencia y suministro de explosivos.
La Justicia marroquí aceptó juzgar a Hriz en una decisión sin precedentes, puesto que es la primera ocasión en la que Marruecos -país con el que España no tiene convenio de extradición y que no entrega a su nacionales- accede a enjuiciar a uno de sus ciudadanos por delitos cometidos fuera de sus fronteras.