Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Congreso rechaza intervenir ante el Constitucional en los recursos del Gobierno contra la consulta

Todos los grupos parlamentarios han rechazado este martes que el Congreso intervenga activamente en los recursos que el Gobierno presentó la semana pasada contra la ley catalana de consultas y el decreto de convocatoria del 9 de noviembre, como así lo pedía Unión, Progreso y Democracia (UPyD).
La portavoz de la formación magenta, Rosa Díez, envío la semana pasada una carta al presidente del Congreso, Jesús Posada, pidiéndole que se personase en estas diligencias en apoyo a la tesis del Ejecutivo al entender que el Parlamento representa a la soberanía nacional contra la que atenta la consulta catalana convocada por Artur Mas.
Cuando el Tribunal Constitucional admite a trámite un recurso de inconstitucionalidad del Gobierno, abre un plazo de 15 días para que los órganos legislativos puedan presentar alegaciones, algo que el Congreso no suele secundar, dejando la iniciativa al Poder Ejecutivo.
Y en este caso no será distinto porque las distintas fuerzas parlamentarias han rechazado la idea de UPyD de que la Cámara Baja participe activamente en los recursos del Gobierno contra el desafío soberanista que encabeza Mas.
SÓLO ESTARÁ DE OYENTE, A DISPOSICIÓN DEL TC
Su papel, como ya adelantó hace una semana el presidente de la institución, Jesús Posada, se limitará a ponerse a disposición del Tribunal Constitucional por si necesita algún documento, pero sin presentar alegaciones, porque la Cámara Baja sólo participa activamente en los recursos de inconstitucionalidad cuando lo que se discute es la tramitación parlamentaria de una ley.
Por tanto, en el caso de la consulta catalana, no cabría aportar alegaciones, ya que se deriva de una ley catalana que no se ha tramitado en el Congreso.
Además, tanto en la Mesa como en la Junta de Portavoces, el PP y el PSOE vienen defendiendo que el Congreso es plural, con mayorías y minorías, y no puede ofrecerse una visión única salvo para cuestiones procedimentales por parte de la Mesa. "Cuando es algo que nos afecta porque es la tramitación, el presidente y la Mesa del Congreso defiende su actuación, y cuando se trata de cuestiones de fondo, el Congreso es plural, tiene posiciones distintas", resumió Posada.
UPYD NO SUMA APOYOS
Este asunto se ha debatido este martes en la Junta de Portavoces del Congreso, donde la petición de UPyD no ha encontrado respaldo. De hecho, la decisión de no implicarse ha sido aplaudida por el portavoz parlamentario de Iniciativa per Catalunya (ICV), Joan Coscubiela, quien considera que el Congreso no debe "echar más gasolina al fuego" del conflicto abierto entre Cataluña y España.
"No corresponde al Congreso asumir esa función. Colaboración con el Constitucional, toda, pero no para que el Congreso no quede en condiciones de jugar el papel que deberá jugar en el futuro: ser un espacio para tender puentes en el derecho a decidir democrático", ha defendido.