Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Consejo de Defensa Sudamericano no busca crear una fuerza regional, dice Ecuador

El ministro de Defensa ecuatoriano, Javier Ponce, afirmó que un Consejo de Defensa Sudamericano (CDS) podría actuar en circunstancias de conflicto y de disensos binacionales entre los paises de América del Sur. EFE/Archivotelecinco.es
La creación del Consejo de Defensa Sudamericano (CDS) no implica la constitución de una fuerza militar regional, aclaró hoy el ministro ecuatoriano de Defensa, Javier Ponce.
"No es una OTAN, no se trata de crear una fuerza militar regional, no", dijo Ponce en una entrevista en el canal Gama Tv.
Se pretende "simplemente crear mecanismos de diálogo, de intervención para evitar conflictos, transparencia de la información sobre las fuerzas militares que tiene cada uno de los países, compartir tecnología militar, impulsar la industria de la defensa", añadió.
Dicho Consejo, apuntó, se integra con los ministros de Defensa "que, en su totalidad, en el subcontinente, somos civiles", dijo al tiempo de añadir que éste "puede actuar en circunstancias de conflicto y de disensos binacionales".
Señaló que, si hubiese existido ese Consejo cuando militares colombianos bombardearon un campamento que la guerrilla de las FARC habían instalado en un punto de la selva ecuatoriana cercano a la frontera, "podría haber actuado mucho más rápidamente" que la Organización de Estados Americanos (OEA).
"Podía haber obligado mucho más claramente a Colombia a compartir la información política y militar con Ecuador, cosa que no hizo", señaló.
El ministro puntualizó que en el Consejo "evidentemente también está Colombia y todos los países de América del Sur".
Quito mantiene rotas las relaciones diplomáticas con Bogotá desde el 3 de marzo de 2008, dos días después de que militares colombianos atravesasen la frontera en un operativo contra un campamento que las FARC habían instalado en territorio ecuatoriano, ya que consideró que dicho cruce, sin autorización, fue una violación a la soberanía.