Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Continúan las declaraciones de testigos con los lesionados en la avalancha de la macrofiesta

Los lesionados durante la avalancha producida en el recinto municipal del Madrid Arena en la fiesta de Halloween del 1 de noviembre de 2012 acudirán a declarar este miércoles en calidad de testigos durante la décima sesión del juicio.
Así, cinco de los heridos por el tapón humano formado en uno de los vomitorios del recinto darán su versión de los hechos en la segunda jornada del juicio dedicada a las declaraciones de los testigos.
En la primera, celebrada este martes en la Sala Cero de la Audiencia Provincial de Madrid, han testificado en primer lugar los familiares de las víctimas. Así, el padre y la hermana de Katia Esteban, Ángel y Tania, han afirmado seguir en tratamiento psicológico tras la muerte de la joven.
Del mismo modo se ha expresado Verónica Arce, hermana de la fallecida Cristina Arce, quien además de seguir en tratamiento psicológico ha afirmado que convivía en el mismo domicilio que su hermana cuando esta falleció y que solo ha cobrado una parte de la indemnización.
Una amiga de las fallecidas en el Madrid Arena Katia, Rocío y Cristina, Carmen Rodríguez, ha sido la cuarta testigo, y ha afirmado que el relaciones públicas que les había vendido las entradas les mandó un mensaje por móvil días antes de la macrofiesta en el que les aseguraba que iban a acudir al evento 20.000 personas --cuando el aforo era para 10.200--.
Del mismo modo, Rodríguez ha señalado durante su declaración que una vez llegó a la pista de baile perdió a dos amigas porque "aquello estaba que no se podía estar". "Había una masificación de gente increíble en la que no te podías mover; había muchísima gente", ha puntualizado.
Una vez en pista, decidieron andar "un poquitín" para buscar a unos amigos y vieron un vomitorio -- frente al escenario-- por el que poder salir, que ha definido como "un hueco abierto en la pista". "En cualquier parte del recinto, donde quisieras ir, había gente", ha añadido.
Una vez en el vomitorio se cayeron al suelo cerca de la pista, y "seguidamente" se empezó a caer más gente encima de ellos "hasta que se provocó la avalancha". Cuando estaban debajo de la gente tenía a Katia a su lado e intentó salir "por el suelo" hasta que su amigo Dani salió antes, y le cogió la mano e intentó tirar de ella, aunque no la pudieron sacar. Ella tenía la pierna en el suelo "y una masa de gente encima".
Intentaron sacarla entre unos chicos, al igual que lo intentaban con otras personas. Ha asegurado que rompieron la puerta "que había al lado" y por ese sitio comenzó a salir "un poco de gente". Acudió a preguntar a las ambulancias por sus amigas, y un policía le dijo que lo que mejor que podía hacer era irse a casa y descansar. Nadie le preguntó si necesitaba algo, ha añadido durante su declaración.