Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El desacuerdo entre los grupos de las Cortes valencianas bloquea de nuevo la renovación del Síndic de Greuges

Los grupos parlamentarios en las Cortes valencianas no han logrado alcanzar un acuerdo para renovar al Síndic de Greuges (el Defensor del Pueblo autonómico), ya que ninguna de las propuestas realizadas por PP, Compromís y EUPV ha obtenido la mayoría necesaria de 66 votos.
Tras varias semanas de negociaciones y con un intento de última hora en un receso del pleno solicitado por el PSPV --que ha durado unos 15 minutos--, la renovación de este órgano estatutario vuelve a quedar bloqueada, igual que sucedió en el anterior mandato, cuando la elección de un nuevo Síndic de Greuges estuvo paralizada durante casi tres años.
Tras el receso y sin acuerdo entre los grupos, los diputados han sido llamados a votar en urna --puesto que el voto es secreto-- para decidir al nuevo Síndic de Greues entre los candidatos del PP, que ha propuesto a José Cholbi; de Compromís, que ha apostado por Manuel Alcaraz; y EUPV, que ha presentado a Ofelia Vila.
Por cuestión reglamentaria, se han llevado a cabo dos votaciones en las que Cholbi ha obtenido 45 votos; Manuel Alcaraz, siete; Ofelia Vila, cinco; y se han dado 30 votos en blanco --en total, 86 votos--.
En una segunda votación, Cholbi ha obtenido otra vez 45 votos, mientras que Alzaraz ha logrado seis; Ofelia Vila, cinco; y en blanco ha habido 31 --en total 87 votos--. En el plenario había 46 diputados del PP, 31 del PSPV; seis de Compromís y cuatro de EUPV.
Tras estos dos escrutinios seguidos sin que haya podido alcanzarse una mayoría necesaria, el presidente de las Corts, Juan Cotino, ha procedido a informar a los grupos de que se pondrá en contacto con ellos para realizar una tercera votación si procede.
El pasado 4 de marzo finalizó el mandato de José Cholbi al frente de la Sindicatura de Greuges y, desde entonces PP y PSPV han mantenido unas negociaciones para renovar a Cholbi --que ha estado presente este miércoles en el hemiciclo-- y situar al socialista Ángel Luna como Síndic de Greuges adjunto.
Este acuerdo incluía la cobertura de las plazas vacantes en el Consejo Jurídico Consultivo (CJC), para el que el PSPV proponía a Margarita Soler; y en el Consejo Valenciano de Cultura (CVC), donde los socialistas han propuesto a la cantante Sole Giménez y EUPV --al que el PSPV le ha cedido una plaza-- al escritor Enrique Lluch.
Por su parte, Compromís postuló al doctor Ramón Roselló, aunque el PP adelantó que no le daría su apoyo porque en su momento, los miembros de la coalición no votaron a favor de la candidata del PP a este órgano, Consuelo Císcar, y los 'populares' a su vez rechazaron al candidato de Compromís, Joan Francesc Mira. Es en este momento cuando el acuerdo entre 'populares' y socialistas queda en el aire por las declaraciones del secretario general del PSPV, Ximo Puig, quien dijo que no aceptaría "vetos" en la renovación de estas instituciones.
Así, tras dos semanas en los que se han intentado llegar a un acuerdo por parte de las fuerzas mayoritarias pero sin resultado y llegado el día de la votación, la Sindicatura de Greuges no ha podido ser renovada y la actual Síndica ajunta, la socialista Emilia Caballero vuelve a presidir en funciones esta institución.