Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La familia de Couso dice que recortar la jurisdicción universal es admitir que asesinar a españoles "sale gratis"

La familia del cámara de Telecinco asesinado en Irak, José Couso, ha asegurado que la aprobación de la proposición de ley presentada por el PP que recorta la jurisdicción universal equivale a enviar el mensaje al mundo de que "asesinar a españoles sale gratis".
"La reforma que plantean es de una enorme gravedad, de esta manera, los responsables de la muerte de Couso, a día de hoy imputados, pasarían de un plumazo a ser intocables", indican en una nota de prensa.
Los militares estadounidenses acusados de la muerte del cámara español podrían "quedar libres de toda culpa", advierten y agregan que si la proposición de ley se aprueba emprenderán acciones legales y recurrirán el archivo del caso hasta llegar al Constitucional o, si fuera necesario, al Tribunal Europeo de Derechos Humanos".
La reforma prevé que los jueces españoles solo sean competentes para investigar delitos cuando "el procedimiento se dirija contra un español o un ciudadano extranjero que resida habitualmente en España o se encontrara en España y cuya extradición hubiera sido denegada por las autoridades españolas".
Por ello, la familia del cámara pide a todos los grupos parlamentarios que no voten a favor de una ley que "sólo busca evitar que determinados actos criminales queden impunes". Los jueces deben poder actuar de forma independiente --dicen-. por lo que cambiar la ley para que las sentencias se ajusten "a los deseos del gobierno hace que la separación de poderes, propia de un Estado de Derecho, quede en entredicho".
Diez años después de la muerte del cámara la causa continúa abierta. Los tres militares acusados de ordenar, autorizar y efectuar el disparo que acabó con la vida de Couso el 8 de abril de 2003 cuando se encontraba en el Hotel Palestina de Bagdad, fueron procesados por el juez instructor Santiago Pedraz.