Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dastis subraya el compromiso de España con la comunidad judía y ensalza el trabajo de Casa Sefarad en su X aniversario

Pagazaurtundúa denuncia la marea política tóxica de los nacionalismos identitarios al recibir el Premio Corona de Esther
El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Alfonso Dastis, ha subrayado este jueves el compromiso de España con la comunidad judia y ha ensalzado el trabajo de Casa Sefarad-Israel durante el acto de conmemoración del X aniversario de su fundación, una década en la que ha desarrollado una importante actividad en ámbitos como el de "el arte, la cultura, la política, la economía, la gastronomía y el deporte".
En el marco de este aniversario, el ministro también ha destacado el papel de las distintas embajadas por "llevar el mensaje de que España quiere recuperar el tiempo perdido y volver a jugar un papel relevante en relación con el mundo judío".
En el acto de conmemoración han estado presentes los representantes de las tres administraciones que forman parte del consorcio del Centro Sefarad-Israel --Ministerio, Comunidad y Ayuntamiento--, así como dirigentes y miembros de las comunidades judías y un amplio elenco de representantes de la vida política, diplomática y cultural en la que destacan los alcaldes de muchas ciudades con las que este centro colabora habitualmente.
Así, ha acudido la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, el coordinador general de la Alcaldía del Ayuntamiento de Madrid, Luis Cueto, y, entre otros, los embajadores de Francia, Polonia e Israel, así como el exministro de Justicia y exalcalde de Madrid Alberto Ruiz-Gallardón.
Durante su intervención, Dastis ha elogiado la labor del Centro Sefarad-Israel por no limitarse a Madrid, sino por desarrollarla "en diferentes pueblos de España". Además, ha hecho mención especial a Melilla por su compromiso con el pueblo judío y a Castrillo Mota de Judíos, localidad que cambió su nombre anterior -Matajudíos-- por el actual.
El ministro destaca que actuaciones como las de Castrillo Mota de Judíos son "una muestra del compromiso de este país con los pueblos y la cultura judía".
Asimismo, ha recordado la voluntad de los Ministerios de Justicia y Exteriores por haber promovido "una legislación para que los sefardíes pudieran adquirir la nacionalidad española". Intención que dio sus frutos en 2015 con una ley para la concesión de la nacionalidad a los descendientes de judíos españoles.
CIFUENTES
Por su parte, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha situado al centro Sefarad-Israel como un "referente" de la cultura judía en España y ha destacado su papel como colaborador con iniciativas del Gobierno regional como La Noche de los Libros, Suma Flamenca o Música Sacra.
La presidenta ha destacado "el carácter abierto y hospitalario de Madrid" y ha manifestado "un profundo orgullo por la trayectoria de este centro, su capacidad para adaptarse en los momentos de crisis económica y su empeño por convertirse en referencia" en la región y el país.
Asimismo, ha hecho referencia a "un hecho tan doloroso como el Holocausto", para señalar que constituye un punto de unión con el Centro.
Así, ha explicado que la Asamblea de Madrid es pionera en España en la conmemoración de la Memoria de la Shoá, cada 27 de enero, cuando se recuerda este hecho brutal e inhumano.
Ambas instituciones organizan actos de memoria en distintas localidades de la Comunidad de Madrid, como Alcobendas, Alcorcón, Boadilla del Monte, Getafe, San Agustín de Guadalix, Majadahonda, Las Rozas o Pozuelo, entre ellas.
"Fruto de ello es la Red de Ciudades para la Memoria del Holocausto y Prevención de Crímenes contra la Humanidad" promovida por la Federación de Municipios de Madrid, ha destacado.
Además, ha explicado que en este campo la Comunidad ha colaborado para que la memoria del Holocausto llegue a los más jóvenes. Para ello, la Consejería de Educación convocó un curso por este tema para los profesores, que hoy "forman a los alumnos en esta materia".
Además, un grupo de ellos está en estos momentos en Jerusalén en curso especializado del Holocausto que promueven el Centro Sefarad-Israel y Yad Vashem".
A juicio de Cifuentes, todos estos hechos suponen que "la vida judía en la Comunidad es rica y variada". Para concluir, ha deseado "una vida larga y fecunda" al Centro Sefarad-Israel, en este aniversario de su puesta en marcha.
Por su parte, el coordinador general de la Alcaldía del Ayuntamiento de Madrid, Luis Cueto, ha señalado que "la cultura judía se va consolidando como un elemento más de la ciudad" y que gracias a la aportación de la comunidad judía de Madrid "la ciudad es más rica".
PAGAZAURTUNDÚA, PREMIO CORONA DE ESTHER
Durante el acto conmemorativo, además, se ha hecho entrega del Premio Corona de Esther a Maite Pagazurtundúa, eurodiputada de UPyD, en reconocimiento por su compromiso en la defensa de la justicia y de la libertad. En su discurso de agradecimiento, Pagazaurtundúa ha denunciado la marea política tóxica de los nacionalismos identitarios que azota en estos momentos a España y ha apostado por la ciudadanía como antídoto contra el fanatismo.
"España se enfrenta cada pocas generaciones a la necesidad de debatir qué es o cómo puede ser la patria o la identidad política", ha señalado Pagazaurtundúa, quien cree que esto es algo que "está poniendo también ahora en crisis" al país. Asimismo, ha indicado que las figuras políticas tienen un papel esencial para formar "la mejor" comunidad.
"Yo suelo pensar que la mejor forma de comunidad es la que asegura, entre otras cosas, una ciudadanía con autoridades políticas que cumplen y hacen cumplir la ley y donde existe un profundo respeto a la libertad de conciencia. Suelo pensar que la ciudadanía europea que nos falta por construir debe llevar ese mismo sello", ha manifestado.
"LA CIUDADANÍA ES UN ANTÍDOTO FRENTE A LOS POPULISMOS"
En este punto, ha indicado que "la ciudadanía es un antídoto frente a los populismos y formas tóxicas de nacionalismo identitario", y que esta situación es consecuencia de un aprendizaje a través de la historia: "Es la historia del aprendizaje de la libertad de conciencia, del aprendizaje a tolerar a los vecinos que no nos gustan, a los escritores que nos incomodan y a los que rezan distinto que nosotros o no rezan".
"En esa historia, muchos sufrieron. Por eso, me parece de justicia que los descendientes de los sefardíes expulsados tengan el derecho, por ley, de adquirir la ciudadanía española", ha añadido Pagazaurtundúa, quien ha advertido del peligro que suponen los partidos políticos que no contribuyen al bien común.
"Si los poderes públicos o los partidos políticos hablan de no cumplir la ley, si dividen las comunidades, si no suponen un antídoto frente a los discursos del odio, de la exclusión, o de las formas de identidad tóxica es que son parte de una marea de identidad política tóxica. El viento de los nacionalismos identitarios nos azota también ahora, como hace seis siglos, como cuando expulsó a nuestros compatriotas", ha manifestado.
Asimismo, Pagaza ha reflexionado sobre el "valor" de no ser excluido de una comunidad ni olvidado tras haber sufrido el terrorismo de ETA. "He pensado en el valor de que no te excluyan, de que no domestiquen tu conciencia y lo he pensado porque soy vasca y he sufrido la persecución por parte de los que buscaban edificar contra la ley, con terror, una nación fuera de España, rompiendo en dos, pero en mil pedazos, nuestra comunidad y nuestro país", ha expresado.
Maite Pagazaurtundúa ha dedicado decenas de años al activismo por la libertad y los derechos humanos, así como contra el terrorismo y el fanatismo. Ha sido reconocida con diversos galardones, como el Premio Sájarov a los Derechos Humanos en 2000 como miembro de !Basta Ya!. En 2005, formó parte de una candidatura colectiva al Premio Nobel de la Paz y, en 2003, el Gobierno de España le concedió la Medalla de la Orden del Mérito Constitucional.