Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenido en Murcia el mafioso Simone Castello, donde tenía una empresa de fruta

El capo de la mafia italiana Bernardo Provenzano es sometido a juicio vía satélite desde la prisión de alta seguridad en la que se encuentra recluido desde su captura. EFE/Archivotelecinco.es
La Policía italiana, en colaboración con la española, detuvo esta madrugada entre España e Italia a diez presuntos mafiosos que supuestamente ayudaron al capo siciliano Bernardo Provenzano durante los 43 años que estuvo en búsqueda y captura, informaron hoy a Efe fuentes policiales de Sicilia.
La operación, según las mismas fuentes, se desarrolló entre la isla de Sicilia (sur de Italia) y Murcia, en virtud de once órdenes de detención -uno de ellos se encontraba ya en la cárcel- contra presuntos miembros de la familia mafiosa de Bagheria, perteneciente a la Cosa Nostra.
A los presuntos mafiosos, de los que nueve fueron capturados en la provincia de Palermo y uno en Murcia durante la operación "Crash", se les acusa de delitos de asociación de tipo mafioso destinada a la extorsión, posesión ilegal de armas de fuego y de registro ficticio de bienes.
De entre los detenidos destaca Simone Castello, de 60 años, ya condenado con anterioridad por asociación mafiosa y el único arrestado en Murcia, lugar al que se había trasladado a vivir y donde regentaba una empresa de importación y exportación de fruta y verduras.
Esta empresa, con varias ramificaciones en Sicilia y valorada en unos 2,5 millones de euros, fue precintada por los agentes que participaron en la detención de Castello en Murcia.
Las detenciones de la pasada madrugada tuvieron en cuenta una investigación policial llevada a cabo entre 2005 y 2006. El 11 de abril de este último año fue arrestado el gran jefe entre los jefes de la Cosa Nostra, Provenzano.
La investigación, que permitió esta importante operación contra la mafia de la provincia de Palermo, se centraba en desentrañar el entramado que propició que Provenzano, también conocido como "Zio Binnu" ("Tío Binnu" en italiano), fuera tan escurridizo a las fuerzas de seguridad durante tantos años.
Las interceptaciones de conversaciones telefónicas hechas por la Policía italiana a algunos de los detenidos han posibilitado ahora dar este golpe al entorno del capo mafioso, quien siempre se mantuvo en un segundo plano hasta que la detención de Salvatore "Totó" Riina, en 1993, le llevó a asumir la dirección de la Cosa Nostra.