Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Díaz considera un "disparate" la situación en Cataluña y dice que ningún gobierno puede actuar al margen de la ley

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha considerado este lunes un "disparate" y una "barbaridad" lo que está ocurriendo en Cataluña --donde ayer fue investido como nuevo presidente de la Generalitat Carles Puigdemont, con los votos a favor de los 62 diputados de JxSí y 8 de la CUP-- y ha advertido de que ningún gobierno autonómico puede actuar al margen de la legalidad.
En declaraciones a los periodistas en Córdoba, Susana Díaz, que ha insistido en que los socialistas siempre van a estar en la defensa de la ley, de la Constitución y del estado de derecho, ha indicado que lo que pasó ayer en esa comunidad, evidentemente, fue un paso más "en un disparate que lleva demasiado tiempo ya protagonizándose por parte de determinadas autoridades del Gobierno de Cataluña".
Ha manifestado que ningún gobierno autonómico o responsable público tiene "derecho ni puede saltarse la ley y ningún gobierno autonómico puede actuar al margen de la legalidad, y lo que ayer anunciaron en Cataluña fue seguir avanzando en ese disparate".
Susana Díaz ha recordado que ella fue de las primeras que dijo, con mucha claridad, que estaba en contra del derecho a decidir y el tiempo, según ha expresado, le está dando la razón, que "querían decidir lo que ya habían decidido, que era romper nuestro país, la convivencia, la concordia y el proyecto común que todos los ciudadanos en este país queremos, que es una España mejor, más igual y más justa".
Ha indicado que primero lo plantearon en unas elecciones como si fueran un plebiscito y un 52 por ciento de los catalanes votó a fuerzas políticas que estaban en posiciones no independentistas, "y, sin embargo, les ha dado igual que la mayoría de los ciudadanos en Cataluña votara eso".
Para Susana Díaz, Artur Mas o la CUP, al final, han demostrado esa versatilidad de decir una cosa hoy y al día siguiente la contraria, "sin que les haya importado romper la concordia, el acuerdo y el diálogo y enfrentar a unos catalanes con otros y a unos ciudadanos en este país con otros", con unas formas que, en su opinión, "recuerdan muy al pasado y a las guerras del medievo".
Ha insistido en que lo que está ocurriendo en Cataluña es todo "un espectáculo, un disparate y una barbaridad, que exige que todas las fuerzas políticas democráticas en España nos unamos en la defensa de la Constitución, de la ley, de nuestro país, de la igualdad y también tendiendo la mano al diálogo y a las reformas". Ha recordado que los socialistas han hablado de la reforma de la Constitución, porque entienden que es el mejor marco para garantizar un futuro mejor para todos.
Ha lamentado que en Cataluña se haya querido "disfrazar una minoría en mayoría para volver a confrontar, dividir y levantar muros en miles de familias y de casas en Cataluña y España".
Asimismo, Susana Díaz ha expresado su intención de que Andalucía contribuya, en un momento de mucha dificultad para este país, a la unidad de España y a la igualdad de todos los españoles, porque quienes están planteando esos derechos "a la autodeterminación defienden la desigualdad de que unos decidan sobre otros si forman parte o no de este proyecto común".
Se ha mostrado convencida de que Andalucía es un factor de estabilidad, como lo ha sido siempre, en momentos importantes de la historia de España. Ha indicado que el 28 de febrero no solo fue un momento importante para Andalucía, sino también para el conjunto de toda España, porque supuso un antes y un después en la igualdad de todos los españoles.