Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Díaz reclama "sensibilidad" al Gobierno para incrementar las partidas para lucha contra la violencia de género

Garantiza que en los presupuestos andaluces se mantendrá el compromiso de los últimos años
La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha reclamado este miércoles al Gobierno central "sensibilidad" para incrementar, durante el trámite parlamentario de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2015, las partidas destinadas a la lucha contra la violencia de género y para igualdad, porque en estos temas no cabe "regateo posible".
Durante su intervención ante el pleno del Consejo Andaluz de Participación de las Mujeres (CAPM), Susana Díaz ha mostrado su preocupación por que en los dos últimos años, se haya perdido un 22 por ciento en los fondos destinados en este país para la prevención de la violencia de género.
Para Díaz, los gobiernos no pueden "regatear en la prevención de la violencia de género". Ha recordado que este ha sido un año "negro" en violencia de género y que la perspectiva que hay de aquí al final del ejercicio no es "más halagüeña de lo que hemos vividos en estos nueve meses".
Eso significa, según ha señalado, que los esfuerzos se tienen que redoblar y que no basta con un "leve" incremento, cuando "se ha recortado" en los dos últimos años un 22 por ciento en prevención de la violencia de género y un 33 por ciento en las políticas de igualdad.
"Si verdaderamente hay visos de una pequeña recuperación, ahí es donde se tiene que sentir", según ha expresado la presidenta, quien ha querido dejar claro que en el presupuesto andaluz para 2015 se va a "seguir manteniendo el compromiso que hemos tenido estos años" y la igualdad va a seguir en la primera línea de la agenda política de Andalucía.
Para la presidenta de la Junta, en un presupuesto se ve si un gobierno está más o menos comprometido con la igualdad y con la lucha contra la violencia de género.
AL SOCAIRE DE LAS ENCUESTAS
Respecto a la retirada de la reforma de la Ley del Aborto que el Gobierno del PP puso sobre la mesa, objeto de debate en esta reunión del Consejo andaluz, la presidenta ha señalado que le "duele" que al final, el derecho a decidir sobre nuestra maternidad y las libertades de las mujeres en este país estén "en lo alto de las encuestas de las mesas de los consejos de ministros".
A su juicio, no es posible que a estas alturas la voluntad de un gobierno de respetar los derechos de las mujeres esté "al socaire de lo que dicen sondeos y encuestas", por lo que se ha mostrado convencida de que todavía queda mucho trabajo por delante.
La presidenta se ha felicitado por que se haya retirado una norma "injusta", que suponía llevar a España 30 años atrás, si bien ha advertido de que hay que estar vigilantes para que la retirada del texto sea un "compromiso real". "Pero solo el hecho de que el resultado final, la voluntad de respetar el derecho de las mujeres, haya estado en función de estadísticas electorales es algo que me duele y me preocupa y significa que hay mucho camino todavía por delante que recorrer", ha insistido.
Susana Díaz también ha expresado su preocupación por la "feminización de la pobreza" que se ha producido en el país durante la crisis y que haya dudas sobre los derechos y libertades de las mujeres. También ha señalado que le preocupa que se contemple una recuperación económica, donde las mujeres salgan con muchos derechos perdidos y con una "brecha de la desigualdad tremenda".
EVALUAR EL TRABAJO
Díaz ha anunciado que el Consejo de Participación de las Mujeres, que representa a más de 2.000 asociaciones de la comunidad, va a evaluar a partir de ahora los distintos planes que ponga en marcha el Gobierno andaluz, en su calidad de órgano consultivo del Gobierno andaluz en el terreno de la igualdad. Ha señalado que ella pide a su Gobierno todos los días que los planes que se ponen sobre la mesa se evalúen y se vea si han funcionado o no, de manera que si no han dado resultado, se explique y se corrija.
Durante su intervención, la presidenta ha expresado que está preocupada además por los efectos de la reforma local sobre los centros de información de las mujeres de los municipios andaluces. Ha garantizado que se van a mantener las partidas de la Junta para esos centros y ha demandado el mismo compromiso y "esfuerzo" a los ayuntamientos. "No podemos permitir que esa reforma local produzca una brecha entre las mujeres que viven en el mundo rural y las que viven en las zonas urbanas", ha indicado.
La presidenta ha demandado al Gobierno central que igual que ha rectificado con la Ley del Aborto, rectifique también en la reforma local y se impida el cierre de los centros de información de la mujer.
En su reunión, el Consejo de Participación ha evaluado que la retirada de la reforma de la Ley del Aborto es una "victoria social, especialmente del movimiento asociativo de mujeres, que durante meses ha reivindicado y luchado contra una reforma injusta".
El pleno de este órgano ha conocido igualmente los últimos datos disponibles de interrupciones voluntarias del embarazo en Andalucía, correspondientes al año 2013. En ese periodo, con la Ley de Salud Sexual y Reproductiva y de la Interrupción Voluntaria del Embarazo del año 2010 en vigor, el número de abortos se redujo en un 11% con respecto a 2012.
En el caso de las mujeres de menos de 20 años, el número de abortos descendió un 19% en 2013 con respecto al año anterior. Asimismo, un 92% de las menores que interrumpieron su embarazo en Andalucía fueron acompañadas por su padre o madre y en el resto de los casos fueron mayoritariamente acompañadas por algún otro familiar.
En todos los tramos de edad, el balance refleja que la normativa vigente está permitiendo un descenso del número de abortos, además de proteger los derechos de las mujeres y su capacidad de decisión, gracias a que incluye ámbitos como la educación sexual y reproductiva y la promoción de la salud, según el consejo.