Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dimite la alcaldesa de Manilva (Màlaga), denunciada por supuestos casos de enchufismo

La alcaldesa del municipio malagueño de Manilva, Antonia Muñoz, exmilitante de Izquierda Unida, formación que abandonó el año pasado ante las peticiones de dimisión debido a los numerosos escándalos que envolvían su gestión, ha anunciado este viernes, por sorpresa, su renuncia.
En una comparecencia pública sin permitir preguntas de los periodistas y que ha concluido con aplausos, la regidora ha informado de que abandona la vida pública para iniciar una nueva etapa. El mejor posicionado para sustituirla es el primer teniente de alcalde, Diego Urieta.
"Es mi decisión y en ello han pesado muchos factores pero sobre todo el interés y el beneficio del pueblo de Manilva", ha sostenido Muñoz, quien ha recalcado que deja la Alcaldía "con la satisfacción del deber cumplido y la ilusión de empezar una nueva vida maravillosa, una nueva etapa con una mayor dedicación a mi familia, que ha estado conmigo en esta difícil andadura".
Según Muñoz, "todos ellos han trabajado por el beneficio de nuestro pueblo. Esto no habría sido posible sin el apoyo de mi familia y de mis amigos, a los que siempre agradeceré el esfuerzo realizado", al tiempo que ha resumido sus mandatos de manera "muy simple, pero muy importante: la transformación de Manilva".
Ha recordado "el apoyo mayoritario" en las urnas y ha agradecido "el afecto diario de todos los vecinos de este maravilloso pueblo", al que ha dedicado "una parte importante de mi vida". La alcaldesa manilveña ha defendido su apuesta por las infraestructuras, los equipamientos públicos y una mayor calidad de vida posible para los vecinos.
También ha considerado como uno de sus "logros", de los que se siente "muy orgullosa", el haber conseguido "la estabilidad económica" en la localidad de la Costa del Sol, con el acuerdo de pago con la Seguridad Social y la Agencia Tributaria y el hecho de "garantizar hasta mayo de 2015 el pago de las nóminas a todos los empleados públicos, la creación de infraestructuras y el pago a proveedores".
Tras dar a conocer su renuncia, ha agradecido el apoyo recibido y también las críticas "porque entre todos hemos colaborado a mejorar Manilva". Además, ha dado las gracias a su socio de gobierno, Emilio López Berenguer, de la Asociación Socialista de Manilva, y a su equipo.
"Hoy es un día de plena alegría por poder unir la satisfacción por el trabajo realizado y el inicio de una nueva vida con mi familia. Aquí estoy como vecina de vuestro pueblo", ha finalizado.
SUPUESTO ENCHUFISMO
Antonia Muñoz, denunciada en los juzgados por numerosos casos de supuesto enchufismo en la contratación de familiares y de militantes y candidatos de IU, solicitó en junio de 2013, junto a los seis ediles que integraban el grupo municipal de la coalición, su baja de la formación tras las peticiones de dimisión que las direcciones provincial, regional y federal plantearon en reiteradas ocasiones.
La hasta ahora regidora no adscrita llegó al Ayuntamiento de este municipio costasoleño de algo más de 14.000 habitantes en 1987, siendo la primera mujer concejala de este Consistorio y también la primera alcaldesa.
En 1999, bajo las siglas de Izquierda Unida, se hizo con el sillón de la Alcaldía manilveña. Un cargo que tuvo que dejar en el periodo comprendido entre 2003 y 2007, volviendo a ocuparlo tras las elecciones municipales de ese año.
Hasta ahora, Muñoz, administrativa de profesión, además de la Alcaldía, era responsable de las delegaciones de Seguridad Ciudadana, Cementerio y Relaciones Institucionales.