Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dimite el jefe de la Policía Local de Palma tras el supuesto amaño de las oposiciones de 2012

El alcalde de Palma, Mateo Isern, ha pedido disculpas por el supuesto amaño en las oposiciones que se realizaron en 2012 a oficial de la Policía Local y ha nombrado a Guillem Mascaró como nuevo director general de Seguridad Ciudadana y a Nicolás Herrero como jefe de la Policía local, tras la dimisión de Enrique Calvo y de Antoni Vera de sus respectivos cargos.
En una rueda de prensa, Isern ha pedido disculpas porque tras una investigación interna se ha demostrado que "hay indicios suficientes" para calificar los "hechos de intolerables, inaceptables y vergonzosos" y ha declarado que son "incompatibles" con su "visión y compromiso personal para regenerar la vida pública y dignificar las instituciones".
Así, ha calificado estos hechos como "los más graves que han afectado al Equipo de Gobierno" desde que es alcalde y ha agradecido a la Fiscalía y a la Guardia Civil el trabajo que están realizando para "aclarar estos hechos tan lamentables".
Precisamente, este miércoles la Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de Palma ha aprobado el cese del director general de Seguridad Ciudadana, Enrique Calvo, tras ser imputado por un supuesto amaño en las oposiciones que se llevaron a cabo en el 2012 a oficial de la Policía Local de la capital balear.
Cabe recordar que Calvo presentó su dimisión el pasado 12 de septiembre al comunicarle la Guardia Civil su imputación en este caso, pero no por asumir los hechos que se le imputan, sino para "no perjudicar al cuerpo de la Policía Local de Palma y para poder ejercer libremente su defensa".
La dimisión se llevó a cabo, después de que la Guardia Civil llevara a cabo, por orden del juez José Castro y a instancias de la Fiscalía Anticorrupción, un registro en las dependencias de ese cuerpo, ubicadas en la Avenida San Fernando en el marco de una nueva operación anticorrupción, relacionada con un supuesto amaño en las oposiciones a oficial de la Policía Local en el que se podrían haber filtrado las preguntas y respuestas del examen.