Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Diputación de Guipúzcoa y Gobierno donostiarra piden que comience el diálogo que afronte las consecuencias del conflicto

Creen que preguntar a la ciudadanía sobre el acuerdo que se debe lograr es "la mejor aportación a la libertad y a la solución"
La Diputación foral de Guipúzcoa y el Gobierno municipal de San Sebastián, ambas gobernadas por Bildu, han pedido a los gobiernos español y francés que "aprovechen el escenario creado en Euskal Herria" y en la comunidad internacional para comenzar "el diálogo que afronte las consecuencias del conflicto". A su juicio, deben actuar "con responsabilidad, en la medida que les corresponde", para aprovechar "sin perder más tiempo una oportunidad histórica que nunca antes hemos tenido".
El gobierno foral guipuzcoano y el Ejecutivo municipal donostiarra han aprobado una declaración en la que destacan que "Euskal Herria comienza una nueva etapa histórica" porque "la nueva situación abierta como consecuencia del proceso de cambio político y social, la implicación internacional que se comprobó en la Conferencia Internacional de la pasada semana y la decisión hecha pública por ETA el jueves han traído ilusión y esperanza al conjunto del país".
En ese sentido, apuntan que los cinco puntos de la resolución de la citada Conferencia Internacional ofrecen "una hoja de ruta para conseguir una resolución definitiva e integral al conflicto de Euskal Herria". "La decisión de ETA conlleva el final definitivo de la confrontación armada y es preciso comenzar a afrontar mediante el diálogo las consecuencias de dicha confrontación", añaden.
De este modo, subrayan que "el largo conflicto" ha generado "un gran sufrimiento" y que "todavía hoy, gran parte de las consecuencias continúan con toda su intensidad". Por eso, consideran que no se puede "retrasar más el trabajo para afrontar estas consecuencias y conseguir la normalización, la reconciliación y la paz basada en el respeto de todos los derechos humanos".
Bildu insiste en que "es preciso superar las consecuencias del conflicto", así como "poner las bases de una paz definitiva que el conjunto de la sociedad vasca sienta como propia", algo que, en su opinión, "exige el cumplimiento de las medidas propuestas por el Acuerdo de Gernika, que tiene el respaldo de un gran número de agentes vascos".
CONFLICTO POLITICO
No obstante, la coalición soberanista precisa que la decisión de ETA "no hace desaparecer el conflicto político de nuestro pueblo" y remarca que "sólo el reconocimiento de Euskal Herria como nación y el derecho a decidir libremente su futuro puede garantizar la resolución definitiva" del mismo.
Tras destacar que a los ciudadanos vascos "distintas adscripciones nacionales e ideologías diferentes" les corresponde "tomar parte en el proceso abierto", aseguran que "ha llegado la hora de encarar el diálogo político, de poner en marcha la negociación política que corresponde a agentes y partidos políticos".
En su opinión, el diálogo debe ser abordado "sin exclusiones, vetos ni límites" y garantizarse el derecho de todas las fuerzas políticas a "participar en igualdad de condiciones". De cualquier forma, insisten en que "la última palabra" debe estar en manos de la ciudadanía, ya que "en eso y sólo en eso consiste una paz basada en la democracia".
"Preguntar a la ciudadanía sobre el acuerdo que debemos lograr es la mejor aportación que se puede hacer a la libertad, a la democracia y a la solución definitiva del conflicto", afirman, para añadir que los agentes tienen "una responsabilidad histórica para aprovechar esta oportunidad con seriedad y compromiso y desarrollarla hasta el final", por lo que las instituciones deben "hacer todo lo que esté en sus manos".
Finalmente, realizan un llamamiento a la ciudadanía, para que "colabore y apoye el proceso abierto". "El barco que nos va a llevar a la paz, la democracia y la libertad necesita de la participación y el empuje de la ciudadanía para llegar a buen puerto. ¡Empujemos todos en la dirección de la solución democrática!", concluyen.