Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Domèneh (ECP) rechaza pedir el voto de la CUP porque no cree que el voto "sea identitario"

El candidato de EnComúPodem (ECP) a las generales, Xavier Domènech, ha rechazado este domingo emular a ERC y reclamar la confianza de los votantes de la CUP el 26J porque no creen que se deba pedir el voto como "una identidad".
"Nosotros no reclamamos el voto pensando en que es una identidad, sino en aquellos catalanes que quieren un proyecto de cambio y que puede echar al PP", ha dicho en declaraciones a los periodistas al ser preguntado si, como ERC, apelaría al voto de la CUP, que no se presenta al 26J.
Domenènech ha defendido que "el voto es de cada ciudadano" y ha recordado que la principal fuerza de progreso y de izquierdas catalana en los pasados comicios del 20D fue ECP.
"Por lo tanto no vamos a buscar el voto identificado porque entendemos que los catalanes se identifican de modo muy plural", ha reflexionado Domènech, que ha afirmado que su propuesta es la de un nuevo Gobierno que trate de revertir las políticas que el Ejecutivo popular ha hecho en las últimas legislaturas.
En esta jornada, Domènech tiene previsto preparar el debate de los candidatos catalanes que se celebra este domingo por la noche, tras una primera mitad de campaña que califica de "intensa" y en la que recuerda que el ministro de Exteriores, José Manuel García Margallo, ha comparado votar a ECP con votar al partido nazi de los años 30.
Va al encuentro para presentar sus propuestas para "una salida justa de la crisis, para acabar con la corrupción absolutamente intolerable y para conseguir el referéndum para Cataluña", algo que ha presentado en un vídeo este domingo, en el que sostiene que esto sólo se puede hacer desplazando al presidente en funciones del Gobierno, Mariano Rajoy, de la Moncloa.
A Domènech le gustaría que el debate fuera para presentar propuestas, alternativas y contraargumentaciones, y así, que los catalanes tuvieran claro que pueden decidir su propio destino el 26J echando al PP, aunque vaticina que el encuentro y, sobre todo en lo que queda de campaña, "los ataques serán cada vez más bajos y más indignos".
"Es cierto que en esta campaña algunos han pensado que el adversario principal éramos más nosotros que los que han gobernado estos años, con las políticas que han hecho", ha lamentado.