Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Duran defiende el diálogo en política frente a "actitudes de intolerancia"

Reivindica la ley de consultas como instrumento de fomento de la "calidad democrática"
El líder de UDC, Josep Antoni Duran, ha defendido este viernes la política como campo de debate y acuerdo frente a "actitudes de intolerancia y todos los supuestos de cierre y de menosprecio hacia el adversario político".
"La democracia solo la podremos fortalecer mediante el diálogo entre todas las fuerzas sociales, cada uno desde su parcela de verdad", ha aseverado en su conferencia 'La democracia como desafío del servicio público" en Santiago de Chile, donde participa en el II encuentro Internacional Oswaldo Payá invitado por la Universidad Miguel de Cervantes de la ciudad.
Tras destacar así que la política "no es un campo de batalla", ha reivindicado que su partido siempre se ha caracterizado por una actitud dialogante para intentar encontrar puntos de contacto y acuerdo con cualquier otra fuerza democrática.
También ha explicado que en el Parlamento se están impulsando medidas que fomentan la calidad democrática, como la ley de consultas populares, "que puede otorgar a la ciudadanía la capacidad de pronunciarse sobre cuestiones políticos del máximo interés", y una ley electoral que permita escapar de las listas cerradas.
El también portavoz de CiU en el Congreso ha señalado otros retos para mejorar la calidad democrática, como aumentar la transparencia de las administraciones públicas, fomentar mecanismos de debate y participación y democratizar los partidos políticos.
En su opinión, los partidos democristianos deben ser los abanderados del proceso de regeneración democrática: "Se trata de volver al estadio previo en el que las personas decidieron que lo mejor para el bien común era poder debatir serenamente y luego extraer de las urnas el deseo mayoritario de la sociedad".