Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU quiere sumar a Siria en la agenda de la Casa Blanca para Oriente Medio

Dos enviados del Gobierno estadounidense afirmaron hoy que el viaje a Siria que comenzarán en las próximas horas persigue vincular a ese país en la búsqueda de los objetivos de la Casa Blanca en Oriente Medio.
El secretario de Estado adjunto de EEUU para Oriente Próximo, Jeffrey Feltman, y Dan Shapiro, del Consejo Nacional de Seguridad, llegaron anoche a Beirut para reunirse con líderes libaneses, y se espera que en las próximas horas continúen su viaje a Damasco.
"El presidente (de EEUU), Barack Obama, ha sido claro: la participación es una herramienta de nuestra política y quiere que se adhieran a ella los Estados de la región, incluyendo Siria", afirmó Feltman.
El viaje a Siria de los dos altos funcionarios forma parte de los esfuerzos del Departamento de Estado de acercarse al régimen de Damasco y cerrar una época de tensiones y acusaciones mutuas.
La visita de Feltman y Shapiro sigue a la entrevista que mantuvieron el 2 de marzo en Egipto la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, y su colega sirio, Walid al Mualem.
En sus declaraciones a los periodistas tras reunirse con el primer ministro libanés, Fuad Siniora, Feltman dijo que Washington aún tiene "una larga lista" de preocupaciones que tanto él como Shapiro discutirán con las autoridades sirias este fin de semana.
"Nuestro viaje a Siria es una oportunidad para comenzar a tratar dichas preocupaciones y poder obtener un compromiso para promover nuestros objetivos en la región", agregó Feltman, ex embajador de los Estados Unidos en el Líbano.
Recordó además que Hillary Clinton apoya la iniciativa de paz árabe y es favorable a la creación de dos Estados independientes.
Feltman, que además de reunirse con Siniora se entrevistó con el presidente libanés, Michel Suleiman, y con el ministro de Asuntos Exteriores, Fauzi Saluj, agregó que su misión también buscaba expresar el apoyo de la Casa Blanca a los líderes libaneses.
"Estados Unidos continúa apoyando un Líbano fuerte, independiente y soberano", afirmó el enviado especial del Departamento de Estado.
Calificó de "discusiones constructivas" las que mantuvo con los responsables libaneses y recordó que el presidente Obama apoya la resolución 1701 del Consejo de Seguridad de la ONU, que garantiza la estabilidad del Líbano.
Esa resolución puso fin a la guerra israelí del verano de 2006 contra el Líbano, que en 34 días causó mas de 1.200 muertos, 5.000 heridos, casi un millón de desplazados y daños materiales calculados en varios miles millones de dólares.
Feltman era embajador de Estados Unidos en el Líbano, cuando un atentado con coche-bomba mató el 14 de febrero del 2005 al ex primer ministro libanés Rafic Hariri y a otras 22 personas, incluyendo al diputado y ex ministro Bassel Fleijan.
En sus declaraciones, Feltman deseó que las elecciones legislativas en el Líbano programadas para el 7 de junio logren afianzar la democracia en el país.
La última vez que visitó Siria un alto cargo del Gobierno estadounidense se produjo en enero de 2005, con el entonces subsecretario de Estado Richard L. Armitage.
No hay un embajador de Estados Unidos en Siria desde 2005, cuando fue retirada de Damasco la entonces encargada de la delegación diplomática, Margaret Scobey, en protesta por el asesinato de Hariri.
Algunos líderes libaneses sostienen que Siria está detrás del asesinato de Hariri. Estados Unidos, por su parte, acusa al régimen de Damasco de prestar apoyo al movimiento chií libanés Hizbulá y al grupo palestino Hamás, que controla la franja de Gaza.