Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La cámara baja de EE.UU. aprueba limitar las emisiones de gases contaminantes

El presidente de EE.UU., Barack Obama, habla en el Sala de Recepciones Diplomáticas de la Casa Blanca en Washington DC (EEUU), sobre la aprobación de la Cámara de Representantes del país de un polémico proyecto de ley que, por primera vez en la historia, pone límites a las emisiones de gases. EFEtelecinco.es
La Cámara de Representantes aprobó hoy un proyecto de ley que, por primera vez en la historia de Estados Unidos, impone límites a las emisiones de gases que producen el efecto invernadero.
En lo que constituyó una victoria política para el presidente Barack Obama, los legisladores dieron vía libre a la iniciativa por un escaso margen de 219 votos a favor y 212 en contra.
La aprobación se logró tras meses de negociaciones y en medio de la resistencia de los republicanos que afirmaron que, en caso de promulgarse, la ley eliminará fuentes de empleo en un momento en que el país enfrenta una dura recesión.
Sin embargo, según la Oficina de Gestión y Presupuesto de la Casa Blanca (OMB), Obama piensa que la medida ayudará a reducir su "dependencia del petróleo extranjero, fortalecer la seguridad energética y nacional, y crear millones de nuevos puestos de trabajo en todo EE.UU".
Además, apuntó la OMB, la iniciativa contiene cláusulas para la protección de los consumidores, la reducción de los costos energéticos y para fomentar una transición hacia una economía con fuentes de energía que reduzcan la contaminación ambiental.
Una vez promulgada por Obama, la ley impondrá límites a las emisiones de dióxido de carbono y otras sustancias tóxicas por parte de las plantas generadoras de energía, las fábricas y refinerías. También fomenta el desarrollo de fuentes alternativas de energía renovable.
El proyecto establece, además, un mercado de carbono, en el cual las empresas podrían comprar y vender permisos para contaminar, con el fin de crear un incentivo económico para reducir las emisiones.
La ley señala que en 2020 un 12 por ciento de la energía que distribuyan las compañías de electricidad deberá proceder de fuentes renovables.
Asimismo, establece la obligatoriedad de recortar las emisiones de gases que provocan el efecto invernadero en un 17 por ciento con respecto a los niveles del año 2005 para el 2020 y en un 83 por ciento para el 2050.
Para la Casa Blanca, la crisis energética ha sido ignorada, en detrimento de la economía, la seguridad nacional y el planeta.
Durante una conferencia de prensa conjunta con la canciller alemana, Angela Merkel, Obama había reiterado horas antes el compromiso de EE.UU. de liderar, junto a Alemania, los esfuerzos para combatir la crisis energética y del cambio climático.
"Déjeme decirle, canciller, que me ha impresionado la visión y el compromiso de Alemania con la energía limpia (...) y espero que EE.UU. iguale ese compromiso hoy, cuando nuestra Cámara de Representantes vote" sobre la ley energética, manifestó.
La legislación ha causado fisuras entre los demócratas, mientras los republicanos insisten en que supondrá, para efectos prácticos, "un aumento nacional de energía" que elevará el costo de las fuentes energéticas.
De momento, no está claro si los demócratas lograrán reunir los votos para la aprobación definitiva de la legislación, que también debe ser aprobada en el Senado.