Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EH Bildu y PNV acuerdan una ley vasca de muerte digna que no incluye el suicidio asistido ni la eutanasia

EH Bildu y PNV han alcanzado este viernes un acuerdo en el seno de la Ponencia parlamentaria que estudia la proposición de ley de garantía de los derechos y de la dignidad de las personas en el proceso final de su vida, en el que se "blinda" la capacidad de decisión de los pacientes pero deja fuera la eutanasia y el suicidio asistido para "evitar colisiones" con el Código Penal.
La tramitación de la proposición de ley que EH Bildu presentó hace dos años en el Parlamento vasco han finalizado este viernes, por lo que está previsto que la Cámara vasca apruebe "en breve" la ley de garantía de los derechos y la dignidad de las personas en el proceso final de su vida. En concreto, los parlamentarios esperan que se pueda debatir en el pleno del día 30 de junio.
La parlamentaria de EH Bildu Rebeka Ubera ha defendido que la aprobación de esta ley "será un gran paso adelante para garantizar los derechos y la dignidad de las personas en esa etapa final de la vida".
Según ha explicado, "la ley gira en torno a un principio básico, fundamental e irrenunciable: el respeto absoluto a la libre voluntad del paciente en el proceso final de su vida". "La persona está en el centro mismo de la ley, se le otorga todo el protagonismo y se da prioridad absoluta a su decisión, a su voluntad", ha insistido.
Para Ubera, se trata de "un avance clave porque hasta ahora la voluntad del paciente ha estado sometida al criterio médico de cada momento". No obstante, con la nueva ley "el paciente va a tener la potestad de renunciar a un tratamiento, incluso en contra del criterio médico y aunque esa renuncia implique acelerar su muerte".
"La ley blinda el respeto a la decisión, a la voluntad de la persona, y establece un marco claro para que el sistema sanitario y socio sanitario, los profesionales implicados y las instituciones desarrollen funciones concretas con ese fin", ha explicado.
Según ha informado la parlamentaria de EH Bildu, el texto "concreta los derechos de las personas que se encuentren en el proceso final de su vida, se fijan las obligaciones de los profesionales de la salud y se otorga al sistema la responsabilidad de garantizar el cumplimiento de la voluntad de las y los pacientes".
"La aprobación de esta ley es una noticia magnífica porque introduce en el sistema sanitario y sociosanitario la obligación de respetar y cumplir la voluntad y la decisión de cada paciente en la etapa final de la vida, de modo que se cumplen los objetivos principales que tenía EH Bildu cuando presentó la proposición de ley", ha destacado.
"EVITAR COLISIONES"
En cuanto a la eutanasia y el suicidio asistido, Ubera ha aclarado que ambos términos no figuran en la ley para "evitar colisiones" con el Código Penal. Al respecto, ha explicado que EH Bildu aboga por despenalizar tanto la eutanasia como el suicidio asistido, pero cree que "entrar ahora en ese debate hubiera significado no tener ley;".
"Hemos dado prioridad a tener una buena ley que deja claro que en el proceso final de la vida el sistema sociosanitario tiene que respetar y cumplir la voluntad de la persona. Hoy eso es lo importante, que Araba, Bizkaia y Gipuzkoa dispongan por fin de una ley así", ha zanjado.
Sin embargo, la parlamentaria del PSE Miren Gallastegi ha criticado que el acuerdo alcanzado entre EH Bildu y PNV "significa una marcha atrás" y considera "sorprendente" que partidos como EH Bildu a lso que se les llena la boca de soberanía nacional, al final cercenene la soberanía personal".
Según ha explicado, los socialistas van a mantener las enmiendas que recogían el "espíritu" de la iniciativa aprobada en el Parlamento el año pasado en la que, --con el apoyo de PSE, EH Bildu, PNV y UPyD y el rechazo de PP-- se pedía modificar el Código Penal y enmendar su artículo 143 con el objetivo de despenalizar el suicidio asistido y la eutanasia.
"UN PASO ATRÁS"
Gallastegi ha criticado que el acuerdo entre la coalición y el PNV ha sido "cerrado" y no ha admitido incluir cuestiones que podrían haber evitado problemas como los que padeció la familia de una niña de Galicia que padecía una enfermedad rara y degenerativa que la había conducido a un estado irreversible. "Al final ha salido una ley que es un paso atrás", ha resumido.
La parlamentaria socialista se ha preguntado "dónde queda la capacidad de las personas si finalmente existe un acuerdo que desvirtúa todo lo que el Parlamento había aprobado con una amplísima mayoría" y ha explicado que le da "pena" que EH Bildu haya alcanzado este acuerdo con el PNV porque ha asegurado que el partido que sustenta el Gobierno "a veces aprueba cosas, en las que ni cree ni se le espera".
"Es una pena que teniendo una masa crítica suficiente, se deje una ley coja", ha insistido aunque ha reconocido que el texto "mejora lo que teníamos hasta ahora".
Preguntada por la situación que van a tener en Euskadi los pacientes que quieran morir tras la aprobación de esta ley, Gallastegi cree que "tendrá que acudir a métodos externos, a familiares a los que se les abrirán diligencias y proceso judicial", y ha advertido de que aunque se haga una reforma del Código Penal, con esta ley, "el paciente no va a tener la garantía de poder hacerlo inmediatamente".
"Nosotros proponíamos recoger como un derecho las ayudas a morir, entendidas como eutanasia y suicidio asistido, en el mismo momento en el que se garantizara la ejecución de estas medidas", ha explicado.
POSTURA DEL PP
Por último, el parlamentario del PP Carmelo Barrio ha explicado que durante la tramitación de esta ley, la "preocupación" del PP era que se hablara de los "derechos y garantías" de los pacientes en el proceso final de su vida, "vinculando a los servicios sociosanitarios en la mejor manera para evitar el sufrimiento".
Asimismo, ha destacado que no estaban dispuestos a aprobar "porque no se podía hacer por razones legales", las cuestiones relacionadas con la despenalización de la eutanasia o el suicidio asistido, como era la intención de "algunos" partidos.
"Ahora estamos en otras claves. Los fundamental que es trabajar por los derechos de las personas en el proceso final de su vida, nosotros lo hemos hecho", ha explicado.
Barrio ha explicado que aunque se han aprobado algunas de las 108 enmiendas presentadas al proyecto de ley, van a reservar algunas de ellas para su debate en pleno.
No obstante, se han comprometido a analizar esta ley desde el punto de vista jurídico y en la medida en que las "aristas se despejen", en referencia a las alusiones a la eutanasia o suicidio asistido, mantendrán una actitud "proactiva" en la votación del proyecto de ley.