Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ERC recurre al inglés en su mensaje de que no hay vuelta atrás: "We will vote. Votaremos"

Bosch dirige una parte de su discurso directamente a los españoles para pedirles que no compartan la "dureza" de sus gobernantes
El portavoz de ERC en el Congreso, Alfred Bosch, ha advertido este martes de que, más allá de que la Cámara rechace que Cataluña pueda convocar un referéndum, "la mayoría del pueblo se mueve y se seguirá moviendo". Bosch ha pronunciado en inglés una parte de su discurso para insistir en su mensaje de que no hay vuelta atrás: "We will vote. Votaremos. El 9N anirem a votar".
"Los partidos mayoritarios en España pretenden interrumpir la rotación de La Tierra cuando a pesar de todo saben que va a seguir moviéndose. No pueden acordar fin de la historia, que el viento deje de soplar, las mareas se interrumpan o los planetas dejen de girar", ha advertido invocando a Galileo Galilei cuando la Inquisición "le dijo que abjurara".
Además, ha reprochado a 'populares' y socialistas que acojan el debate de este martes del Congreso como una final de Champions o un match ball en Wimblendon. "Si es un match ball es tremendamente desigual e injusto, el partido está amañado. Por cada jugador que traemos nosotros ustedes tienen diez", ha reprochado.
Pese a todo, ha advertido de que "la partida" no se juega en las Cortes Generales sino que sólo puede resolverse en Cataluña con los ciudadanos decidiendo su futuro "en las urnas". Según ha subrayado, el proceso iniciado por el pueblo catalán no puede frenarse "por decreto" por ningún político, "por poderoso que sea".
Bosch ha ironizado con las palabras del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, promulgando su amor por Cataluña y ha defendido que "el amor de veras es el que respeta y se basa en la libertad y la igualdad". "Eso no es amor, no lo necesitamos", ha aclarado.
Y también le ha agradecido que compare una Cataluña independiente con la isla de Robinson Crusoe. "Mejor Robinson que lo que somos ahora, Viernes, el criado fiel que no puede decidir ni su propio nombre", ha aclarado leyendo una cita de la obra de Daniel Defoe en la que expone que "la verdadera grandeza vida es llegar a ser el dueño de uno mismo". "Eso somos, millones de Robinsones en Cataluña dispuestos a emprender un camino para ser dueños de nosotros mismos", ha celebrado.
SOGA QUE ACABARÁ SIENDO PARA TI
Pero Bosch ha querido dirigir una parte de su discurso directamente a los ciudadanos de toda España, "sin intermediarios", y les ha pedido que no compartan la "dureza" de sus gobernantes y no ayuden a "trenzar una soga" que "acabará siendo" para ellos. Según ha advertido, cuando los españoles quieran pronunciarse sobre algún asunto, como república o monarquía, se le negará "exactamente con los mismos argumentos que ahora y se dirá que no cabe en la Constitución".
"No tienes por qué compartir la dureza de tus gobernantes --ha dicho--. Puedes elegir: puedes dejar de ayudar al Conde Duque de Olivares en versión 2.0, y disfrutar del crecimiento de una primavera única y preciosa en Cataluña, un brote nuevo que también podría llegar a pasar a España y germinar en tu país".
El portavoz de ERC no se ha quedado ahí y también ha recurrido al inglés para exponer su mensaje. En esa lengua ha hecho referencia a Quebec y Escocia y ha reivindicado el derecho de Cataluña y su "gente pacífica y digna" para moverse hacia "la libertad completa".
AMAIUR, NO ES PROBLEMA DE LEGALIDAD SINO DE DEMOCRACIA
Por su parte, el portavoz de Amaiur, Xabier Mikel Errekondo, ha defendido que no se trata de una cuestión de legalidad sino de democracia y ha puesto también como ejemplo el caso de Escocia, tras lo que ha acusado a los partidos mayoritarios de estar "anclados" en "la cultura negativa, negacionista e imposibilista".
Además, ha aprovechado para defender la decisión del presidente de la Generalitat, Artur Mas, de no acudir al Congreso y ha recordado la experiencia del ex lehendakari Juan José Ibarretxe, que recibió en 2005 "un trato hiriente y vejatorio".