Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ETA asesina a un gendarme francés en un tiroteo al sur de París

Un brigada de la Policía francesa, de 53 años y padre de cuatro hijos, ha resultado muerto este miércoles en Francia tras un intercambio de disparos con tres presuntos miembros de ETA, según han informado fuentes de la lucha antiterrorista. Se trata del primer asesinato de la organización terrorista en 8 meses y la segunda vez en toda su historia que mata en el país vecino.

El agente Jean-Serge, que murió de tres balazos y llevaba chaleco antibalas, patrullaba con un compañero que también ha resultado herido en Villiers-en-Bière.
Los hechos ocurrieron a las 22.00 horas (aunque otras fuentes sitúan el tiroteo a las 19.15)cerca de Dammarie-les-Lys, en el departamento francés de Seine-et-Marne (sureste de París), en las proximidades de un taller especializado en la reventa de vehículos usados.
Uno de los presuntos etarras, Joseba Fernández Aspurz, ha sido detenido, mientras que sus compañeros de comando -dos o tres, según las versiones- han conseguido escapar. Una mujer podría ser cómplice del ataque, según Europe 1. El arrestado estaba huido de la Justicia española y se le relaciona con actos de kale borroka en Navarra.
El tiroteo  
Cuatro supuestos etarras, entre ellos una mujer, viajaban en un turismo modelo BMW robado cuando fueron detectados en Villiers-en-Bière por los agentes policiales, que se acercaron al vehículo para tratar de interrogar a sus ocupantes. 
En ese momento, otros dos presuntos miembros de ETA se aproximaron a bordo de otro turismo, también robado (aparentemente un Citroën), y uno de ellos sacó una pistola y disparó contra los agentes, que intentaron repeler el ataque haciendo uso de sus armas reglamentarias.
Primer gendarme muerto
ETA da un salto cualitativo con este asesinato y mata a un agente del país que fue su santuario histórico. Aunque el 1 de diciembre de 2007, activistas de ETA asesinaron en la localidad de Capbreton, al suroeste de Francia, a los guardias civiles Raúl Centeno y Fernando Trapero, la banda del hacha y el serpiente nunca había dado un hachazo de tanta magnitud en 31 años de historia.
No obstante, si que se habían producido ya tiroteos entre etarras y gendarmes.
Al lugar se trasladó el ministro francés del Interior, Brice Hortefeux, quien mostró sus condolencias a la familia del agente fallecido y prometió perseguir a los responsables de la muerte del policía, según la emisora "France Info". IU / BQM
Tres disparos alcanzaron al jefe de brigada Jean-Serge Nérin, de 52 años, en el pecho. Una de las balas entró por su axila, único lugar que no protegía su chaleco antibalas, y falleció una hora después. Otro agente de la policía francesa resultó herido de bala.
Los policías franceses lograron detener a Joseba Fernández Aspurz tras el tiroteo pero los otros cinco presuntos etarras lograron huir. Los agentes se incautaron del arma del presunto autor de los disparos, una 357 Magnun de calibre 11.43 milímetros.