Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ETA mata al policía nacional Eduardo Puelles con un coche bomba en Arrigorriaga

La bomba estaba colocada junto al depósito de gasolina del coche de Eduardo Puelles. Video: Informativos Telecincotelecinco.es
A primera hora de la mañana ha estallado un coche bomba en el municipio vizcaíno de Arrigoriaga, en Ollargán. En el interior del coche había una persona que ha fallecido. Se trata del inspector de la Policía Nacional, Eduardo Puelles García, destinado en la comisaría de Bilbao. El coche tenía adosada una bomba lapa, compuesta con dos kilos de explosivos, que ha generado un fuerte incendio. La víctima ha quedado calcinada.
Eduardo Puelles García era el jefe del Grupo de Vigilancias Especiales de la Brigada de Información de Bilbao, encargada de la lucha contra ETA, y tenía 49 años. Ingresó en la policía en 1982 y llevaba en Bilbao desde 1991. Estaba casado y tenía dos hijos de 16 y 21 años. Su hermano es miembro de la Ertzaintza.
Su coche ha explotado cuando lo cogía para ir a trabajar. Un testigo ha dicho que el inspector de policía pedía ayuda desde el interior del vehículo.
La viuda del fallecido ha sido trasladada al hospital cuando ha escuchado desde casa la explosión. Ya evoluciona favorablemente. El coche bomba ha explotado en la misma calle donde vivía el inspector y su esposa, al oir el estallido, estaba completamente segura de que se trataba de su marido, ha explicado el alcalde de Arrigorriaga, Alberto Ruiz de Azua. 
El ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, y el lehendakari, Patxi López, han visitado a la familia al hospital. La familia de Inaxio Uría, la anterior víctima mortal de ETA, también se ha trasladado a Arrigorriaga.
El funeral de Eduardo Puelles se celebrará el sábado a las 13:00 horas en la Iglesia de San José de la capital vizcaína.
Este es el segundo asesinato de un policía a manos de ETA en la zona. En 1986 murió Manuel Fuentes Pedreira en el frontón. Al término del partido el agente se sentó en las gradas y dos pistoleros le dispararon en la cabeza.
El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, mantiene un contacto continuo desde Bruselas con el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, para conocer detalles de la explosión. Zapatero ha suspendido la reunión que tenía prevista a primera hora de la mañana con el primer ministro sueco, Fredrik Reinfeldt. En ruedad de prensa el jefe del Ejecutivo ha dicho que "sabíamos que podóa volver a ocurrir, pero nunca nos resignamos aceptarlo". "Sobre los autores de este atentado caerán todo el peso de la Ley" porque "nuestra condena no será pasiva", ha sentenciado.
Reacciones
El líder del PP en el País Vasco, Antonio Basagoiti, ha ofredido el apoyo de su partido al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero para luchar contra ETA. Este es el primer atentado mortal de la banda terrorista ETA desde que el socialista Patxi López fue investido lehendakari el pasado mes de mayo. El consejero vasco de Interior, Rodolfo Ares, ha ofrecido una primera comparecencia para condenar el asesinato de una persona que defendía los derechos y libertades de el conjunto de la sociedad vasca. Ares ha ofrecido sus condolencias a la familia de Eduardo Puelles.
El lehendakari ha dedicado unas palabras de apoyo a la familia y ha condenado la muerte de "uno de los nuestros", que trabajaba en defensa de Euskadi, a manos de los asesinos de ETA, "unos canallas". Ha dicho que el Gobierno vasco empleará todos los recursos de la ley para luchar contra el terrorismo.
El Gobierno vasco ha convocado "una manifestación a la 18.00 horas de la tarde del sábado contra ETA y a favor de la paz y la libertad de esta tierra", ha informado López. Además, el Parlamento vasco ha guardado un minuto de silencio. El Congreso de los Diputados también ha guardado cinco minutos de silencio.
Otros cuatro vehículos estarían afectados por la explosión. A los servicios de emergencia les ha costando mucho sofocar el fuego. En la imagen inferior el coche tras la explosión.