Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Ejército despide y condecora a los dos soldados muertos en Bosnia

Los funerales de Estado por los dos militares fallecidos el pasado jueves en accidente de aviación en Bosnia se han oficiado este sábado en la base Coronel Matei, en la localidad madrileña de Colmenar Viejo. Pocas horas después de la llegada de los féretros con los restos mortales a la base militar de Torrejón de Ardoz (Madrid) comenzó el acto con el Himno de los caídos y la marcha fúnebre. El Ejército ha rendido honores y ha condecorado al teniente Santiago Hormigo Ledesma y el sargento Joaquín López Moreno con la Cruz al Mérito Militar con Distintivo Amarillo.
La ceremonia ha sido oficiada en memoria del sargento Joaquín López Moreno y del teniente Santiago Hormigo Ledesma, aunque la familia del segundo ha declinado participar en ningún acto de tipo oficial y ha preferido que las honras fúnebres se celebren con carácter íntimo.
El número dos del Ministerio de Defensa y el teniente general jefe de la Fuerza Terrestre del Ejército de Tierra, Virgilio Sañudo Alonso de Celis, han presidido la ceremonia en la Base "Coronel Maté" de las Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra (FAMET) en Colmenar Viejo.
Los restos mortales del sargento han sido velados por sus familiares durante toda la noche en esta base militar, antes de que fueran trasladados, bajo los acordes de una marcha fúnebre, al hangar de la misma base, donde se ha oficiado el funeral.
El momento más emotivo de la ceremonia ha tenido lugar cuando el secretario de Estado de Defensa ha entregado a la viuda del sargento fallecido la bandera que cubría su féretro, al que previamente había impuesto la condecoración.
 
Identificación de los cuerpos
Antes de su repatriación se han llevado a cabo en el hospital militar de Sarajevo los trabajos de identificación de los cuerpos. La unidad de la comisión para la investigación técnica de accidentes se aeronaves militares (CITAAM), enviada ayer por Defensa, trabaja en el lugar del siniestro para determinar sus causas.
Antes de abandonar Bosnia, los dos militares españoles fueron despedidos esta tarde por sus compañeros de la Base "Camp Butmir" en una "sencilla ceremonia" que tuvo lugar en el aeropuerto de Sarajevo y que fue presidida por el teniente general Andrés Navas Raez, comandante del Mando de Operaciones del Estado Mayor.
Tras la llegada de los féretros al aeropuerto, el general Navas les impuso a título póstumo la medalla de la "Operación Althea" de la UE. Después tuvo lugar un responso y los féretros fueron trasladados por sus compañeros de la Unidad de Helicópteros al interior del avión Hércules que los trasladaría a España.
KOD