Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los Ejércitos contarán con un mínimo de 67.000 militares operativos, con 15.000 preparados para reacción rápida

El Estado Mayor de la Defensa ha iniciado ya el proceso de transformación de las Fuerzas Armadas, que previsiblemente culminará a mediados de este año con el establecimiento de una fuerza conjunta que determinará su operatividad y que estará conformada por un mínimo de 67.000 militares. De ellos, unos 15.000 estarán listos para el despliegue de respuesta rápida, aumentando así en casi el doble el compromiso de España con sus socios de la OTAN.
Así lo ha expuesto este martes en rueda de prensa el jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), almirante Fernando García Sánchez, quien ha asegurado que el núcleo de esta fuerza conjunta ya está listo para actuar, si bien calcula que alcanzará su capacidad operativa total antes del próximo verano.
La fuerza conjunta estará conformada por militares tanto de la Armada como de los Ejércitos de Tierra y del Aire, además de efectivos en el Mando de Operaciones, pero no se trata de una fuerza estructurada, sino que serán unidades que en todo momento estarán listas para actuar en caso de que se ponga en marcha una misión concreta.
Así, según ha explicado el almirante García Sánchez, en función de las características de la misión, se recurrirá a unas unidades u otras y se configurará la que el Estado Mayor de la Defensa ha denominado fuerza operativa conjunta para esa misión en concreto.
Los efectivos de esta fuerza conjunta estarán conformados, por una parte, por los denominados permanentes, que serán unos 12.000 y cuyas actividades se centrarán en vigilancia y seguridad marítima, defensa y operaciones aéreas, ciberdefensa militar, inteligencia militar y colaboración con las autoridades civiles.
Por otra parte, unos 15.000 militares estarán listos para los planes de contingencia, de los que 5.000 se dedicarán a misiones de interés nacional y otros 10.000 participarán en las operaciones conjuntas con organizaciones a las que pertenece España --como la OTAN o la UE-- o con países aliados.
A todos estos militares se sumarán otros 40.000 efectivos para asegurar las necesarias rotaciones.