Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sánchez pide que no se bloquee el gobierno que reúna más escaños

Veintiséis días para repetir las elecciones, y en el imaginario colectivo una pregunta: Y después ¿qué? Si el resultado es parecido al 20-D, ¿será inevitable repetir de nuevo las elecciones, y así eternamente?. La respuesta a esos interrogantes, depende en buena parte de los socialistas. Hoy Pedro Sánchez asegura que favorecerá un gobierno del PP, para añadir a continuación que no vetará a “ninguna fuerza política del cambio”, y eso también va por Podemos. Ante la posibilidad de que la izquierda pueda formar gobierno, el Partido Popular redobla la presión sobre Sánchez, y hoy le ha exigido que se comprometa por escrita a que no va haber unas terceras elecciones, en la confianza de que ellos será la fuerza más votada. La presión sobre Sánchez viene de todos lados, pero el primero que se metió esa presión fue el propio Sánchez, que hace cuatro días se comprometió ante los empresarios en que no habría terceras elecciones. Preso de esas palabras, Sánchez intenta buscar ahora su hueco en esta campaña.