Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ErNE denunciará la mejora salarial de los mandos de la Ertzaintza por prevaricación y malversación de caudales públicos

El sindicato ErNE ha anunciado que denunciará la mejora salarial de los mandos de la Ertzaintza por parte del Departamento de Seguridad del Gobierno vasco al considerar que se comete "prevaricación y malversación de caudales públicos".
En un comunicado, la central ha destacado que Seguridad "ha negociado un acuerdo económico con funcionarios particulares", que son "jefes", y cuya ejecución "supone una subida salarial para ese grupo de funcionarios, creando un nuevo concepto retributivo con el objeto de que no se vean mermados sus ingresos como consecuencia de la Instrucción dictada por Hacienda Foral respecto a la cotización de sus dietas y kilometrajes".
En este sentido, ha subrayado que la Instrucción dictada por Hacienda, "no solo afecta a los 'jefes', sino a todo el colectivo de la Ertzaintza". Además, ha destacado que el propio Departamento asegura que "ningún funcionario particular tiene capacidad para la negociación de sus condiciones laborales".
"La legitimación para la negociación de las condiciones laborales de los funcionarios de la Ertzaintza, porque así lo establece el
Artículo 33 del EBEP (Estatuto Básico del Empleado Público) y los
Artículos 103 y 104 de la Ley de Policía del País Vasco, recae en las
organizaciones sindicales que hayan obtenido al menos el 10 % de los
representantes en las Elecciones Sindicales. Solo así se podrá dar
una solución global a todo el colectivo", ha aseverado.
ErNE ha advertido de que, de llegar a materializarse el acuerdo, acudirá a los Tribunales para denunciar, por vía penal, al viceconsejero de Administración y Servicios, Iñaki Gurtubay, y a la directora de Recursos Humanos, Miren Karmele Arias, "por prevaricación y malversación de caudales públicos".