Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Escasa actividad del Senado en tres meses: cuatro Plenos y nueve mociones aprobadas, una para cambiar el huso horario

El Senado ha tenido una escasa actividad en los tres meses largos de legislatura, en los que ha celebrado cuatro Plenos, ha debatido 16 mociones pero aprobado nueve, con asuntos dispares que van de la unidad de España, a los aforamientos y el cambio del huso horario, además de un suplicatorio para que el Tribunal Supremo juzgue al senador de EH-Bildu por integración en ETA.
En la Cámara Alta, donde el PP ha mantenido la mayoría absoluta que perdió en el Congreso, se decidió que la única actividad de estos meses mientras no se elegía un nuevo gobierno iban a ser cuatro sesiones plenarias para debatir mociones. Se trata de reclamaciones que el Parlamento le hace al Gobierno o compromisos que el Senado adquiere pero que perderán todos sus efectos con el fin de la legislatura.
No se han tramitado proposiciones de ley, ni se han producido debates en comisión, comparecencias de ministros o preguntas de control a un Ejecutivo en funciones, pese a las protestas del resto de partidos, que han registrado docenas de iniciativas.
La Cámara Alta ha celebrado así sólo cuatro sesiones de Pleno, dos en marzo y dos en abril, en las que se han debatido dieciséis mociones y aprobado nueve: siete del PP, una del PNV y otra de C's. En el caso de las primeras, destaca el hecho de que los 'populares' han llevado al Pleno dos veces un mismo asunto, la defensa de la unidad de España, en sendas mociones debatidas y aprobadas al inicio y cierre de la legislatura.
En medio, se aprobó otra moción 'popular' a favor de tomar medidas para facilitar la conciliación de la vida familiar y laboral, como concluir la jornada de trabajo a las seis de la tarde o cambiar el huso horario de España.
También se ha debatido en dos ocasiones sobre el aforamiento de sus señorías, la primera vez a iniciativa del PSOE y la segunda del PP. Los socialistas reclamaban una reforma urgente de la Constitución para eliminar esta figura, con el caso de Rita Barberá de telón de fondo, pero los 'populares' se negaron y a cambio aprobaron crear una ponencia para reflexionar sobre el asunto. Como la legislatura se acaba, no habrá ponencia.
TRABAJARON SÓLO DOS COMISIONES
Sin embargo, en tan corto plazo de tiempo se ha podido tramitar y aprobar un suplicatorio, la retirada temporal del aforamiento del senador de EH-Bildu Iñaki Goioaga solicitada por el Tribunal Supremo para poder juzgarlo por integración con ETA.
De hecho, la Comisión de Suplicatorios ha sido una de las dos únicas que han trabajado estos meses en el Senado. También lo ha hecho la Comisión de Incompatibilidades, que no ha terminado sin embargo su tarea. A pesar de tener encomendada la revisión de las declaraciones de actividades de los 265 senadores, las de 54 se han quedado pendientes porque no han entregado la documentación obligatoria.
Tras tomar posesión de su escaño en la Cámara alta, todos los senadores deben presentar las declaraciones de sus actividades extraparlamentarias para saber si existe alguna que sea incompatible con el escaño, porque deben abandonarla para mantener el cargo público.
El presidente de la Comisión de Incompatibilidades, Juanma Moreno, animaba aún "al buen número de senadores" cuya documentación seguía pendiente a "cumplimentarla a la mayor brevedad posible". No tendrán ya que hacerlo salvo que sigan siendo senadores tras el próximo 26 de junio.