Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España asume el mando de una misión en Malí con una agrupación formada por unidades de la Brilat, con sede en Pontevedra

Defensa se fija por objetivo adiestrar a unidades de combate malienses en aras de "la estabilidad" de países bajo "la amenaza yihadista"
España asume el mando de la misión militar de entrenamiento European Union Training Mission Mali (EUTM Malí), con una agrupación, la EUTM Malí V, formada básicamente por unidades de la Brilat, con sede en Pontevedra.
En concreto, el Ministerio de Defensa señala que el regimiento de infantería 'Isabel La Católica' 29 es la unidad que mayor número de efectivos aporta, con unos 90 militares.
En el marco de esta operación, España aporta unos 110 militares al contingente en el país africano, responsabilidad que Defensa atribuye al "compromiso con la estabilidad de los países africanos afectados por la amenaza terrorista yihadista".
Dicha amenaza, apunta el ministerio, "como reconoció la OTAN en la reciente cumbre de Gales, no está solo en Oriente, sino también de modo significativo en el norte de África y el Sahel, lo que convierte a España, junto con Francia, en el país europeo que realiza un mayor esfuerzo por la estabilidad en Malí".
Inscrita en la resolución 2085 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, en febrero de 2013 y dentro de la Política Común de Seguridad y Defensa, el Consejo de Asuntos Exteriores de la Unión Europea adoptó su decisión 2013/87/CFSP, que supuso el lanzamiento definitivo de esta misión.
El objetivo es "apoyar a las fuerzas armadas de Malí mediante el asesoramiento en los ámbitos de mando y control, de la logística, de los recursos humanos y del derecho humanitario internacional", resalta el departamento que dirige Pedro Morenés en un comunicado.
También fija como finalidad de la misión "el adiestramiento de las unidades de combate malienses para que alcancen la capacidad suficiente que les permita actuar, de forma autónoma, frente a la amenaza yihadista del norte del país".
Desde el inicio de la misma, la estrategia militar ha consistido, según subraya el Ministerio de Defensa, en "contribuir a la restauración de la capacidad militar de las fuerzas armadas malienses, que es el factor determinante para alcanzar el estado final deseado según el planteamiento europeo".
"Unas fuerzas militares que, bajo el pleno control de las autoridades civiles legítimas, participen en operaciones destinadas a la restauración efectiva de la integridad territorial de Malí", añade.
ESTRUCTURA
La operación se estructura en un cuartel general operacional y un equipo de asesoramiento, ambos desplegados en la capital, Bamako, y un grupo de instructores que desarrollan un programa específico de adiestramiento de las unidades militares malienses en Koulikoro, una pequeña y tradicional localidad situada en la ribera oeste del río Níger, a 60 kilómetros de la capital maliense.
El 31 de octubre, este viernes, tendrá lugar en la base General Morillo un acto militar que presidirá el general Luis Cebrián Carbonell en el que se despedirá al contingente que viajará a Malí, y está previsto que el despliegue de todo el personal se realice durante noviembre.