Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España pide una resolución "urgente" de la ONU sobre Siria basada en el acuerdo entre EEUU y Rusia

El Gobierno español ha pedido este miércoles que el Consejo de Seguridad de la ONU apruebe de manera "urgente" una resolución basada en el reciente acuerdo entre Estados Unidos y Rusia y que permita "la completa y efectiva destrucción del arsenal químico existente en Siria".
"Tras la publicación el lunes del informe de la Misión de Naciones Unidas encargada de investigar el supuesto uso de armas químicas en Siria el pasado 21 de agosto, España entiende que ha quedado suficientemente acreditado el uso de gas sarín, realizado a gran escala y por medio de misiles tierra-tierra que procedían de zonas ocupadas y controladas por el ejército sirio", ha afirmado el Ministerio de Asuntos Exteriores en un comunicado.
"Este informe de Naciones Unidas debe dar ahora paso urgente a la aprobación de una resolución del Consejo de Seguridad que, sobre la base del plan establecido en el acuerdo ruso-norteamericano, permita la completa y efectiva destrucción del arsenal químico existente en Siria", ha proseguido.
"Es éste un momento crucial de la crisis siria y el Gobierno de España considera que el conjunto de la comunidad internacional no debe escatimar esfuerzos para promover una solución política a esta crisis que tanto dolor y sufrimiento ha causado ya", ha concluido el comunicado.
EL INFORME Y EL ACUERDO EEUU-RUSIA
El pasado lunes fue hecho público el informe de los inspectores de la ONU que demostraría el uso de gas nervioso sarín durante el ataque efectuado el pasado 21 de agosto en la localidad de Ghouta (en las cercanías de Damasco y en poder de los rebeldes), que --según la versión de Estados Unidos-- causó más de 1.400 muertos.
El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, y el minstro ruso de Exteriores, Serguei Lavrov, acordaron el pasado sábado en Ginebra un plan para la entrega y posterior destrucción del arsenal químico sirio.
El plan estipula que, una vez aprobada la resolución de Naciones Unidas, los inspectores de la ONU regresarán a Siria "no más tarde de noviembre", donde podrán acceder sin ningún tipo de restricciones a los arsenales químicos. También incluye un calendario con el objetivo de que a mediados de 2014 el régimen sirio haya entregado la totalidad de sus arsenales químicos.
Los ministros de Exteriores estadounidense, francesa y británica --John Kerry, Laurent Fabius y William Hague, respectivamente-- advirtieron el lunes en rueda de prensa de que no tolerarán que se incumpla el acuerdo marco entre Washington y Moscú y aseguraron que tratarán de lograr una resolución "fuerte y contundente" en el Consejo de Seguridad de la ONU con plazos precisos y vinculantes sobre la entrega de las armas químicas por parte de Siria.
Asimismo, Kerry recordó que el acuerdo con Lavrov "compromete a Estados Unidos y a Rusia a imponer medidas en virtud del Capítulo VII de la Carta de la ONU en caso de incumplimiento", lo cual podría implicar una acción militar de represalia contra el régimen sirio. Al respecto, Rusia ha advertido de que el acuerdo no prevé el uso de la fuerza en caso de que el Gobierno sirio no cumpla.