Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ex socio de Pol afirma le hizo falsear tres facturas por trabajos no realizados

El ex director de Patrimonio del Consell de Mallorca, Juan Mas. EFE/Archivotelecinco.es
Juan Mas, ex socio del que fue director de Emergencias en la pasada legislatura, Joan Pol, ha afirmado hoy al juez del "caso Bomsai" que Pol le hizo falsificar tres facturas por 140.000 euros a una empresa que no conocía y por trabajos que no se hicieron, dinero que se baraja como posible soborno al ex director.
Mas ha comparecido hoy ante el juez Joan Catany como imputado en este caso de supuesta corrupción durante la pasada legislatura del PP, en el que se investiga el desvío de fondos y sobornos en la adjudicación de obras públicas, principalmente del nuevo parque de bomberos de Palma y de la nueva sede de la Conselleria de Salud y Consumo.
El imputado era dueño de la empresa Masal Urbis junto con Joan Pol, aunque finalmente se desvinculó de la sociedad por problemas "políticos" con el ex director general, según ha explicado al juez.
En las diligencias del caso se investiga si estos 140.000 euros fueron un soborno a Pol por parte de la empresa que los abonó, Iturri, dedicada a la seguridad y que suministró material a las obras del parque de bomberos.
Mas, que fue presidente de Nuevas Generaciones del PP y luego dejó la política para ser empresario, ha apuntado en todo momento a Pol, en quien ha dicho que antes tenía la confianza de "un hermano" y ahora de "cero", como la persona que le dijo qué concepto e importe tenía que poner en las facturas.
Ha añadido que después de que Pol declarara en la policía, barajó la sospecha de que el dinero facturado a Iturri procediera de una comisión política relacionada con el parque de bomberos y que, por ello, preguntó insistentemente a su socio sobre estas facturas.
Ante estas preguntas, Pol le dijo que confiara en él y que no le crearía "ningún problema", ya que era una cosa "particular suya".
También ha declarado hoy ante el juez, esta vez como testigo, la la consejera delegada de Sampol Ingeniería y Obras, Carmen Sampol, cuya empresa formó parte de la Unión Temporal de Empresas (UTE) adjudicataria de la nueva sede de la Conselleria de Salud.
Sampol ha calificado de "salvajada" las cantidades que se tenían que pagar a la consultora Atlas Capital -que servía supuestamente para desviar fondos- por su trabajo técnico de elaboración de los pliegos del concurso de concesión de la sede de la Conselleria.
En concreto, la UTE tuvo que pagar a Atlas -representada en Baleares por Jaime Fluxá, de Unió Mallorquina- un 1,8 por ciento del coste global de la obra en concepto de "honorarios de éxito", un concepto que, según ha declarado hoy Sampol al juez, le pareció excesivo dado que los pliegos eran "muy sencillos".
Sampol ha afirmado, asimismo, que es la primera vez que ve este tipo de honorarios a una empresa privada tratándose de una obra pública.
Además, la consejera de la empresa ha explicado que se tuvo que pagar a Atlas 12.000 euros por traducir los pliegos al catalán, cosa que, según ha añadido, no le consta que se hiciera.
Preguntada acerca de las declaraciones de Pol sobre su amistad con la familia Sampol, ha afirmado que el ex director es un "sinvergüenza", ya que esto mentira dado que las relaciones entre ellos son "muy malas".