Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Exalto cargo asturiano dice que "jamás" ordenó cometer irregularidades a Renedo

El que fuera director general de Modernización del Principado de Asturias entre 2008 y 2010, Alberto Pérez Cueto, ha declarado este lunes como testigo en el juicio del caso Marea y ha manifestado que "es radical y absolutamente falso" que estuviese al tanto de lo que hacía la funcionaria y Jefa de Servicio Marta Renedo, ni conocía que la misma hubiese creado empresas, tal y como ella declaró la pasada semana ante el Tribunal . Ha añadido que "jamás" le ordenó cometer irregularidades, tales como hacer facturas falsas o fraccionar pagos.
"Orden de ejecutar el presupuesto de forma fraudulenta jamás. Sólo les pedí, sobre todo a partir de 2008, que intentasen que las facturas llegasen a tiempo antes de finalizar el año ara poder ser contabilizadas antes de cerrar el ejercicio pero jamás facturas que fueran fraudulentas", ha insistido Pérez Cueto, que más tarde volvería a insistir en que no cometió ninguna irregularidad para cuadrar presupuestos y que además negó haber declarado en la Junta General que ordenase hacer facturas falsas para liquidar crédito para el año siguiente.
Así ha insistido en que nunca conoció la orden de pagar facturas por adelantado por lo que desconoce por qué alguna empresa, como Igrafo, tenía saldos a su favor.
"Me cuesta mucho creer lo que descubrí. Fue un shock para mí. Me cuesta entender por qué se hizo eso y por qué Renedo actuó así, y mucho más me cuenta interpretar si las empresas han sido engañadas o no. Yo me reconozco engañado", ha dicho Pérez Cueto.
Pérez Cueto ha indicado que tenía un "trato cordial de trabajo y de confianza como con todos sus Jefes de Servicio", entre ellos Marta Renedo. "No la podía llamar una relación de amistad porque no iba más allá del trabajo", ha dicho Pérez Cueto, que ha indicado que era Renedo la que se encargaba de todo el proceso administrativo para contratos de menos de 18.000 euros.
Pérez Cueto, que fue quien en su día denunció a una de las principales acusadas de la trama, la funcionaria Marta Renedo, de la que él era el responsable superior ha explicado como descubrió las irregularidades que supuestamente cometió la funcionaria. Así ha indicado que fue analizando los motivos por los que la ejecución presupuestaria era más elevada de lo previsto cuando vio que había un elevado número de contratos con la empresa Implans Mounts, buena parte de ellos contratos menores por servicios.
"Inicialmente pensé que se trataría de un error de contabilidad. Me llamaron la atención tantos contratos con una empresa que yo ni siquiera recordaba y que no me sonaba de nada. No me parecería sospechoso si fuesen con empresas como Igrafo o Almacenes Pumarín porque eran empresas que sabía existían", ha explicado Pérez Cueto que ha indicado que en ningún caso al observar eso pensó en que hubiese un fraude.
El ex director general ha añadido que al analizar los contratos y expedientes se dio cuenta de que había firmas suyas que eran falsas y otras que eran fotocomposiciones. "Cuando veo que no solo hay una irregularidad sino también firmas falsas le mandó al secretario técnico una carta para abrir un expediente. Además de comentárselo al secretario general técnico ha indicado que también lo comentó a la consejera.
Ha explicado que durante esa semana tenía despacho normal con Marta Renedo, entre tanto se instruía el expediente administrativo, pero na vez le dieron las instrucciones de cese habló con ella y se lo dijo. Ha manifestado que en el transcurso de esa conversación Renedo "le vino a reconocer los hechos y le pidió varias veces perdón".
Ha añadido que en ese momento lo que más le dolía era que había firmas suyas falsificadas y que había más gente de la que había abusado de su confianza. "En ese momento lo que más le recriminé era como había sido capaz de habernos hecho eso a gente con la que no tenía enemistad alguna. Ante eso dijo que pediría perdón y que diría la verdad", ha manifestado el ex director general.
A preguntas del Fiscal ha explicado que analizando los expedientes de 2008 y 2009 descubrió más irregularidades con firmas falsificadas en expedientes de contratos menores. "Eran firmas que repetían entre contratos y facturas con Implants Mounts y con otros a una tal Azucena Vega", ha explicado Pérez Cueto, que ha indicado que la inmensa mayoría de facturas y conformes eran firmados por Marta Renedo. Además ha indicado que en la mayoría de los casos no encontraron rastro de la ejecución de los servicios contratados.
DOCUMENTOS FALSOS Y CIERRE DEL DESPACHO
El abogado de la defensa de Renedo, José Carlos García ha protagonizado el interrogatorio más duro. Así le ha preguntado por lo ocurrido en el despacho de Marta Renedo una vez que la misma cesó de su puesto -un viernes-- Pérez Cueto ha indicado que "sabe que el despacho pasó mucho tiempo cerrado pero no sabe cuanto se cerró", ni si alguien entró en el mismo o si estuvo vigilado.
Además García ha preguntado al testigo por algunos de los documentos aportados a la Policía y a la Fiscalía que no coinciden con los originales y le ha preguntado si ha falsificado los mismos. "Rotundamente no", ha respondido Pérez Cueto, que también ha negado que hubiese recibido instrucciones para elaborar documentos que inculpasen a Renedo.
Alberto Pérez Cueto, que ha pedido adelantar su declaración alegando que perdía un avión, ha explicado que eran los jefes de servicio los que decidían a quien se contrataba y ha negado que el diese instrucciones sobre las empresas con las que se tenía que contratar. Así ha indicado que la labor de un director general no se centra en la contratación, sino en hacer que las cosas se hagan y se cumpla el programa de gobierno.
"Que yo recuerde nunca estuve en una mesa de contratación", ha dicho Pérez Cueto que también ha negado tener trato con los proveedores. Lo ha hecho en respuesta a las preguntas de la defensa de la ex directora General, María Jesús Otero.