Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Exparejas de Yagüe dicen que pagaron los coches supuestamente regalados por un empresario

El exnovio dice que cuando se matriculó el vehículo tenía una relación "de trabajo nada más" con la exalcaldesa
El exnovio de la que fuera alcaldesa de Marbella (Málaga), Marisol Yagüe, ha asegurado que él pagó el coche que, según la acusación, supuestamente fue regalado por un empresario acusado en el caso 'Malaya'; mientras que el exmarido de ésta ha declarado que dio su parte para comprar otro de los vehículos y el cuñado de la exregidora ha dicho que dio a su mujer el dinero para adquirir un tercer coche. Todos han negado que el empresario pagara dichos turismos.
Según el acuerdo de conformidad entre el acusado Ismael Pérez Peña y la Fiscalía Anticorrupción, éste regaló tres vehículos a Yagüe, uno que ella dio a su entonces pareja Emiliano Domínguez, otro matriculado a su nombre y un tercero a nombre de un sobrino. Además, en el escrito se indica que la compra se hizo por el exedil Victoriano Rodríguez, ya fallecido, "abonándolos en efectivo con el dinero que le suministró Ismael Pérez Peña".
En la sesión de este martes, en primer lugar ha declarado como testigo el exnovio de Yagüe, quien ha asegurado que él pagó el coche marca KIA Sorento con efectivo que tenía, por un lado, de la venta que había hecho su madre de unos olivos, unos 6.000 euros; y, por otro, de las competiciones profesionales de kick boxing, incluso a nivel internacional, y de clases particulares. Ha añadido que, además, ganaba 3.000 euros al mes.
Ha explicado que primero abonó casi 3.000 euros, de lo que sí tiene un documento que ha sido aportado de nuevo a la causa en esta sesión; pero ha señalado que se hizo un contrato privado que no ha encontrado "con la mudanza". El testigo ha manifestado que adquirió el vehículo en un concesionario en Madrid, señalando que el contacto fue un amigo que trabajaba en el Atlético de Madrid "y les hacía descuento".
Además, ha dicho que cuando se matriculó el vehículo, en mayo de 2004, él tenía una relación "de trabajo nada más" con Yagüe, ya que fue su escolta; situando el inicio de su relación personal con la exalcaldesa entre febrero y marzo de 2005. Además, ha justificado un ingreso de 40.000 euros en 2006 en que era dinero que le dejó un familiar "para la libertad condicional de la señora Yagüe", apuntando que esa cantidad se devolvió "a la cuenta del que me la dejó".
Respecto al empresario Pérez Peña, sí ha dicho que lo conoce, porque él estuvo de escolta del exalcalde marbellí Jesús Gil y ambos eran amigos; aunque ha negado que éste pagara el coche. "Si él quiere, que lo diga aquí, a lo mejor hemos pagado dos coches, uno yo y él otro, o lo han estafado a él, porque yo sí lo he pagado", ha aseverado, añadiendo que aunque el vehículo estuvo intervenido en un momento, ahora lo sigue teniendo.
"DINERO B"
También ha declarado el exmarido de Yagüe, Antonio Becerra, quien ha asegurado que su entonces mujer y él hablaron para comprar un coche para sus hijos, vehículo marca Toyota, que, según la acusación, también fue supuestamente regalado por Pérez Peña, a quien el testigo ha dicho no conocer "de nada", negando que éste pagara o tuviera relación con la compra del mismo. "Yo pagué la mitad y sé que ella --Yagüe-- también la suya", ha aseverado.
Ha señalado que Yagüe le dijo que la compra se iba a hacer a través del exedil Victoriano Rodríguez, porque le hacían descuento, y ha dicho que le entregó a ella su parte, unos 15.000 euros, "en efectivo". Así, ha explicado que de la venta de pisos de edificios que él había promovido obtuvo "dinero B, que usaba para las cosas que tenía que pagar, como este caso", añadiendo que el dinero no declarado es "normal" en las promociones inmobiliarias.
Respecto a la parte de su entonces mujer, con quien dejó de convivir, según ha dicho, a finales de noviembre de 2004, ha precisado que "seguro tenía disponibilidad económica" en ese momento. En este sentido, ha apuntado que por esas fechas el padre de Yagüe, de cuyos negocios él era administrador entonces, "había vendido una parte de una finca en Mijas (Málaga) y repartió una cantidad en B entre todos los hijos".
"A mi nadie me ha devuelto el dinero que puse. Para mi, como no puede ser de otra forma, estoy seguro de que el dinero con que se compró el coche de mi hijo era mi dinero y la otra mitad de la madre", ha manifestado el testigo, insistiendo en que "no tenía necesidad" de sacar dinero del banco para pagar su parte.
EL CUÑADO
Respecto al tercer coche, un BMW, el cuñado de Yagüe ha declarado que dio dinero para comprarlo a su mujer, hermana de la exalcaldesa, que ha fallecido y quien fue la encargada de hacer las gestiones, algo en lo que ha insistido en toda su comparecencia, negando, igualmente, conocer a Pérez Peña. Ha explicado que la familia vendió una parcela y ese dinero lo utilizaron para el pago "en efectivo" del turismo, mostrándose convencido de que "lo pagué yo".
Ha indicado que se le hizo un descuento y que se les dio una factura, que se entregó en el juzgado, documento distinto al que se le ha mostrado por parte del fiscal y que fue aportado por el concesionario, en el que figura el exedil fallecido como "la persona que efectúa el pago". Esto ha motivado que se cite de nuevo a declarar a la empleada del negocio en el que se compró este vehículo.
ARMAS
También ha declarado un responsable de armas de la Policía Local de Marbella, sobre las tres pistolas intervenidas en la Jefatura, por lo que se acusa al entonces jefe de dicho cuerpo, Rafael del Pozo, por un delito de tenencia ilícita de armas. Este testigo ha dicho que él fue a recogerlas al Club Financiero y que "por calibre y modelo eran obsoletas para el funcionamiento de la Policía Local".
En este sentido, ha explicado que recomendó a Del Pozo "la inutilización" y que se usaran en la Academia y ha señalado que éste le dijo que iba a pedir las guías correspondientes para hacerlo, de hecho, "se iban a inutilizar". "Se olvidó, puede ser? No le damos tanta importancia, nosotros estamos acostumbrados a tratar con armas, estaban en un armero, no estaban en la calle", ha dicho.