Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Explosión controlada del segundo artefacto hallado en un cuartel de Mallorca

Este segundo coche , un Nissan Terrano que lleva en desuso más de un mes, estaba aparcado en las en las proximidades del cuartel del Instituto Armado en Calviá. Se encuentra próximo a la otra comandancia que tiene la Benemérita en este mismo municipio, en la carretera que discurre entre Palmanova-Magaluf.
Los artificieros han llevado a cabo la explosión controlada de este artefacto tras desalojar las viviendas y comercios próximos. 
La investigación del atentado la llevan la Guardia Civil y el equipo de la Policía Judicial de este cuerpo, que se encuentran trabajando intensamente desde poco antes de las 14.00 horas, cuando se produjo la primera explosión en Palmanova, un enclave turístico muy importante en Mallorca frecuentado por turistas ingleses.
Por su parte, el Govern balear ha decretado tres días de luto oficial por el atentado, al tiempo que ha expresado su solidaridad con las familias y amigos de las dos víctimas.
ETA mata a dos guardias civiles
A las 13:50 un artefacto adosado a los bajos de otro coche de la Benemérita ha hecho explosión frente al las oficinas de la Guardia Civil de Palmanova, en el municipio mallorquín de Calviá. Según han confirmado fuentes de la lucha antiterrorista, el artefacto ha sido activado a distancia, por lo que los terroristas podrían seguir en la isla. Dos agentes han perdido la vida en este atentado.
Según fuentes del Instituto Armado, las dos víctimas fallecidas han sido Diego Salva Lezaun, nacido en el 1982 en Pamplona y residente en Palma, y Carlos Sáenz de Tejada, nacido en 1980 en Burgos.
Este miércoles, sólo un día antes, ETA hizo estallar 600 kilos de explosivo en una casa cuartel de la Guardia Civil en Burgos. No se produjeron vícitmas mortales. Unas 70 personas tuvieron que ser atendidas en el hospital y se produjeron importantes daños materiales. Los vecinos afectados, unos 134, no han podido regresar a sus casas y los técnicos evalúan los daños producidos en el edificio