Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Expresidente de la CEA declaró como testigo ante la UCO por una ayuda pendiente de la Junta andalua a Sierra Norte

El expresidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA) Santiago Herrero declaró como testigo ante la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil en torno a la "gestión" que realizó ante el entonces consejero de Empleo de la Junta de Andalucía Antonio Fernández en relación a una subvención de 550.000 euros que una empresa de la Sierra Norte de Sevilla tenía pendiente de recibir.
Herrero prestó declaración como testigo el pasado 20 de noviembre de 2013 ante los agentes de la UCO, cuando todavía era presidente de la CEA, y relató que en el segundo semestre de 2009 los responsables del Grupo Barbadillo contactaron con él y le explicaron la situación de la empresa y que tenían pendiente de abono por parte de la Junta una subvención aprobada en 2003 ascendente a 550.000 euros.
Según el acta de su declaración, consultada por Europa Press, Herrero, que dijo recordar que esta subvención estaba relacionada con Matadero de Sierra Morena o Al Ballut Dehesas de Calidad --de hecho, esta es la empresa para la que se aprobó la ayuda--, señaló que la familia Barbadillo "son miembros de la Federación de Bodegas de Jerez (FedeJerez), a su vez incluida en la Confederación de Empresarios de Cádiz, y como consecuencia de ello son miembros indirectos de la CEA".
En su declaración, admitió que estas personas le pidieron que realizara gestiones para que por parte de la Junta se agilizaran los pagos de las subvenciones que tenían concedidas, algo que "forma parte de la vida cotidiana de la CEA", como es "la gestión de intereses empresariales, tanto con carácter general como con carácter particular".
Herrero indicó que estos contactos "se pueden producir a través de diversos cauces: peticiones, empresas miembros, ser personas conocidas...", precisando que en el caso de uno de los responsables del Grupo Barbadillo, llamado Pascual Caputto, "sería la cercanía y afinidad que mantenía con la propia CEA".
"Todas estas gestiones se realizan a nivel institucional y para cualquier empresa que solicite de sus servicios, nunca a nivel profesional, y sin cobrar cuantía alguna por ello", declaró Herrero, quien explicó que la gestión respecto al Grupo Barbadillo "se llevó a cabo a través" del exconsejero de Empleo Antonio Fernández, a quien remitió una carta "explicándole la situación que le había transmitido" el propio Caputto.
Reconoció que "puede que posteriormente a ello se tuvieran otro tipo de contactos con otras personas de la Administración Pública, pero no tiene conocimiento, ya que su función se limitaba a un primer contacto con la Junta, delegando seguidamente las funciones en el secretario general u otros técnicos de la Confederación", y afirmó que "es posible que exista constancia documental de estas comunicaciones".
Herrero, que negó haber realizado ningún tipo de gestión al respecto de una ayuda de 1.150.000 euros en abril/mayo de 2008 en relación a este grupo, también fue cuestionado sobre si otros empresarios han mantenido este tipo de contacto con él para el pago de una subvención, a lo que contestó que "no lo recuerda, pero pudiera ser que sí".
El expresidente de la CEA aportó a la UCO la carta que remitió al entonces consejero de Empleo, fechada el 10 de junio de 2009, en la que señala que fue en septiembre de 2003 cuando la Dirección General de Trabajo aprobó una subvención de 550.000 euros a favor de Al Ballut Dehesas de Calidad, fecha desde la que "se han mantenido multitud de reuniones, tanto con el anterior titular de la Dirección General como con el actual, sin que hasta ahora se haya liquidado la citada subvención".
En esta carta, Herrero aseveraba que, "a pesar del tiempo transcurrido, aún no se ha procedido a la liquidación de la subvención, cuestión que se hace hoy más necesaria dada la situación de los mercados financieros y su incidencia sobre la actividad de las empresas y la capacidad de generar y mantener empleo".
"Espero que, como siempre, puedas tomarte el máximo interés en este tema, que supone un elemento estratégico para el mantenimiento de la actividad de la empresa", concluía Herrero en la carta dirigida a Fernández.