Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Exteriores informa a la familia de la saharaui Maloma de las gestiones para liberarla

El Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación ha mantenido este lunes una reunión con familiares de la joven de origen saharaui pero nacionalizada española Maloma Morales de Matos, retenida en contra de su voluntad en los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf, en el sur de Argelia.
Los padres adoptivos de la joven --Maloma llegó a España con 11 años en el marco de los programas de cooperación con el pueblo saharaui-- y la pareja sentimental de Maloma se han entrevistado con responsables de la Dirección General de Asuntos Consulares, quienes les han informado de primera mano de las gestiones que la diplomacia española ha emprendido para solucionar este caso.
Una portavoz del departamento que dirige en funciones José Manuel García-Margallo ha indicado a Europa Press que el Gobierno entabló "gestiones a todos los niveles desde el minuto uno" después de tener conocimiento de la retención de Maloma. Sin embargo, la portavoz ha apelado a la prudencia y la discreción necesarias en estos casos para no aportar más detalles sobre esas gestiones.
Tampoco los familiares de la joven han querido hacer comentarios tras abandonar el Ministerio para respetar el trabajo de Exteriores y con el objetivo de no entorpecer la operación, ha explicado a Europa Press Ismael Arregui, la pareja de hecho de la joven saharaui de 22 años.
La familia adoptiva de la joven, vecina de Mairena del Aljarafe (Sevilla), denunció en diciembre pasado ante la Guardia Civil y la Subdelegación del Gobierno la "retención ilegal" de Maloma en Tinduf.
Maloma viajó el pasado 5 de diciembre junto a su padre adoptivo a los campamentos de Tinduf, después de que su familia biológica le avisase de que su madre estaba sufriendo "una enfermedad", según el relato de los hechos que ha hecho la pareja de la joven.
Siempre en compañía de su padre adoptivo, Pepe, Maloma pasó una semana en Tinduf, pero el último día de su estancia allí, el 12 de diciembre, unos 50 minutos antes de emprender el viaje de regreso a España, varios miembros de su familia biológica, en concreto "su hermano, una de sus tías y dos primos" la abordaron y "se la llevaron en un coche".
No es la primera vez que se produce un caso parecido que afecta a mujeres jóvenes que han cambiado su vida en Tinduf por un futuro más prometedor en España. Mayuba Handidaf, adoptada por una familia valenciana, también permaneció unos meses retenida por su familia biológica cuando viajó a los campos a visitar a sus parientes.
La Diputación de Valencia suspendió los programas de cooperación con el pueblo saharaui hasta que el secuestro no se resolvió y el ministro García-Margallo se reunió con el Frente Polisario para pedirles colaboración. Al final, fue la propia Mayuba quien consiguió escapar de su cautiverio y escapar en coche --no está claro con la ayuda de quién-- hasta Argel.