Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El FMI proyecta una "sólida recuperación" en EE.UU. para mediados de 2010

En la larga lista de riesgos ante la incipiente recuperación figura la posible caída adicional del precio de la vivienda, que podría combinarse con un repunte en las ejecuciones hipotecarias. EFE/Archivotelecinco.es
La esperada luz al final del túnel en el que está metido EE.UU. se vislumbrará a mediados de 2010, cuando se producirá una "sólida recuperación" económica en el país, dijo hoy el Fondo Monetario Internacional (FMI).
El Fondo revisó al alza sus proyecciones para el país durante la publicación hoy del informe con las conclusiones de su revisión anual de la economía estadounidense.
El organismo prevé que la contracción del Producto Interior Bruto (PIB) será del 2,5 por ciento este año y no del 2,8 como había pronosticado en abril.
En 2010, la ahora renqueante locomotora económica estadounidense recuperará vapor y cerrará el ejercicio con un ligero repunte del 0,75 por ciento, por encima del cero por ciento previsto en abril.
El FMI señaló también que la tasa de desempleo podría rozar un máximo del 10 por ciento este año y adelantó que la "atonía económica" dejará la inflación básica en "niveles muy bajos".
Según los datos publicados hoy, el Índice de Precios al Consumo (IPC) disminuirá un 0,5 por ciento en 2009 y aumentará un 1 por ciento el próximo año.
Por lo demás, John Lipsky, el "número dos" del FMI, subrayó en una rueda de prensa que "la fuerte caída de la actividad económica se ha detenido", aunque alertó de que existen muchas incertidumbres que requieren la vigilancia de las autoridades.
En la larga lista de riesgos que podrían descarrilar la incipiente recuperación figura la posible caída adicional del precio de la vivienda, que podría combinarse con un repunte en las ejecuciones hipotecarias y un aumento adicional en el desempleo.
Eso, a su vez, agudizaría los riesgos deflacionarios.
Y la cosa no acaba ahí, ya que existe también una "presión alcista" sobre las tasas de interés generada por la preocupación sobre la sostenibilidad fiscal del país.
El FMI proyecta que el déficit federal en el periodo 2009-11 equivalga "en promedio" a un 9 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) y que la deuda pública prácticamente se duplique, hasta el 75 por ciento del PIB.
Otro de los fantasmas que planea sobre la economía es el deterioro del mercado inmobiliario comercial, que podría estar "considerablemente lejos de tocar fondo".
La suerte de EE.UU. dependerá también de cómo evolucione la situación en el extranjero y de la habilidad de las autoridades para fortalecer las instituciones y los mercados financieros.
De hecho, el FMI considera que la "prioridad inmediata" de Estados Unidos debe ser "fortalecer la capitalización de los bancos y continuar vigilando estrictamente los riesgos a la baja".
El organismo recomendó que las autoridades continúen realizando pruebas de estrés regulares "para evaluar las vulnerabilidades en el sector financiero".
El Fondo destacó, por lo demás, que la crisis ha propiciado "un aumento masivo de la función que desempeña el sector público en la economía".
Recordó, en ese sentido, "las intervenciones de gran magnitud" para estabilizar las condiciones financieras y atenuar el círculo vicioso que amenazaba con crear una espiral económica descendente.
El organismo internacional alertó que "de cara al futuro, la retracción de estas intervenciones presentará importantes desafíos".
El Fondo Monetario Internacional señaló que "en vista de la intensa competencia transfronteriza en el sector financiero, será necesario coordinarla a escala internacional para evitar contratiempos".
Por lo demás, el FMI consideró que para reducir la deuda pública, EE.UU. podría optar por medidas como la de ampliar la base de tributación, reduciendo el margen de deducción de los intereses de la deuda empresarial y las hipotecas.
Además, el país podría, según el FMI, introducir un impuesto federal al consumo y elevar los impuestos a la energía.
Además, la organización financiera internacional opinó que el dólar está "ligeramente por encima del nivel que recomiendan los parámetros fundamentales a mediano plazo".
La institución precisó, de todos modos, que la cotización de la divisa dependerá en gran medida de "cómo evolucione la demanda externa de activos estadounidenses", lo que, según el FMI, "subraya la importancia de las reformas fiscales y de los mercados financieros".