Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fallece la fiscal coordinadora de menores de la Audiencia Nacional Blanca Rodríguez

Sus compañeros destacan su compromiso y dedicación para la resocialización de los jóvenes acusados de delitos de terrorismo
La fiscal coordinadora de menores de la Audiencia Nacional, Blanca Rodríguez, ha fallecido esta madrugada en Madrid a consecuencia de una grave enfermedad que le fue detectada el pasado mes de diciembre, han informado fuentes fiscales.
La Fiscalía pierde con ella a una de las más comprometidas defensoras de la rehabilitación y la reinserción de los jóvenes acusados de la comisión de delitos de toda índole. Uno de los ejemplos que destacan sus compañeros es su preocupación y seguimiento de la evolución de los detenidos por yihadismo radical en los últimos años.
"Se enorgullecía por cada una de las niñas que conseguía rescatar del islamismo extremo" y trabajaba con cada una de forma individual para conseguir su resocialización, ha destacado uno de ellos.
Rodríguez estuvo vinculada a la Audiencia Nacional casi desde sus inicios. Ingresó en la carrera fiscal en 1989 y, aunque su primer destino fue en Valencia, ya se incorporó de forma provisional al departamento que dirije Javier Zaragoza.
En 1991 fue nombrada fiscal de Madrid aunque mantuvo su destino en la Audiencia. Ocho años más tarde obtenía la plaza definitiva que la condujo a llevar la acusación en numerosas causas.
Desde su puesto en menores, Blanca Rodríguez se enfrentó a los efectos del terrorismo en los más jóvenes. Trató con fenómenos como la 'kale borroka' (lucha callejera) y participó en la investigación sobre los atentados del 11 de marzo, ocupándose de la acusación del único menor implicado, 'El Gitanillo', que fue condenado a seis años de internamiento en régimen cerrado.