Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Familiares y autoridades políticas acuden a la capilla ardiente del guardia civil asesinado

El féretro ha sido introducido a hombros por agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil al interior del edificio, donde le esperaba su viuda y familiares del agente asesinado, arropados por el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba y por mandos policiales y militares.

El presidente del Gobierno ha llegado acompañado del presidente del Senado, Javier Rojo y, tras departir con la viuda de Juan Manuel Piñuel, ha impuesto la cruz de oro al mérito de la Guardia Civil al agente asesinado.

El féretro está cubierto con la bandera de España y el tricornio. Detrás del féretro está un crucifijo y el pendón de la guardia civil, y las banderas de Álava, Euskadi y España y varias coronas de flores, entre ellas las enviadas por el Senado, la delegación del Gobierno y el Foro Ermua. 
 Zapatero visita a los guardias civiles heridos

Tras la visita a la capilla ardiente, Zapatero ha acudido a los hospitales de Txagorritxu y Santiago para interesarse por los tres heridos que permanecen hospitalizados.

Según ha declarado el Presidente tras acudir al hospital Txagorritxu, los dos guardias civiles que están allí ingresados tienen "mucha entereza".

Momentos después de que la comitiva del presidente del Gobierno abandonara el lugar para dirigirse al otro hospital, el de Txagorritxu, para interesarse por el otro agente herido, ha llegado al lugar el presidente del PP. Mariano Rajoy ha acudido al lugar con la presidenta de los 'populares' vascos, María San Gil. A ambos se les ha visto serios, afectados y distantes. RSO