Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Feijóo desvincula a su consejera del ascenso de su marido pero urge a cumplir el fallo que anula su nombramiento

Rechaza "privilegios y prejuicios" y cree "subestimar" a los miembros de la comisión evaluadora decir que "actuaron al mandato de alguien"
El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha desvinculado a la actual consejera de Sanidad y entonces gerente del Sergas, Rocío Mosquera, del nombramiento en una jefatura de servicio del Complexo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS) a su marido y que el Tribunal Superior de Justicia de Galicia (TSJG) acaba de anular, pero ha urgido al centro compostelano a cumplir la "contundente" sentencia que obliga a repetir una fase del proceso de adjudicación del puesto.
De esta manera, en la rueda de prensa posterior a la reunión semanal de su gabinete, Feijóo ha incidido en que se trata de un "proceso interno" de un hospital en el que han participado, en una comisión evaluadora, profesionales de distinta índole, también de Asturias y Madrid, y ha remarcado que en ese proceso "no se examinaba un miembro del gobierno", como "sí" ocurrió en otras épocas, en referencia al bipartito.
Así, ha precisado que se trata "de un familiar" de una persona que, cuando se produjo el proceso, "no era miembro del Gobierno", en referencia a que no formaba parte de su gabinete de consejeros. Mosquera era la gerente del Sergas, la número dos de la Consejería de Sanidad, entonces con Pilar Farjas a la cabeza.
"No hay privilegios de ningún tipo, ni privilegios ni prejuicios", ha sentenciado, para asegurar que con la "misma claridad" que se pronuncia el tribunal, él también defiende cumplir la sentencia. SENTENCIA "CONTUNDENTE"
"La sentencia es contundente", ha manifestado, para, a renglón seguido, considerar que la aplicación debe "acelerarse al máximo". Lo que dicen los tribunales, ha agregado, es que hay que "repetir" una fase del proceso de concurso, "pues que se repita", ha abundado. La convocatoria del proceso interno recurrida se llevó a cabo en septiembre de 2010.
El fallo, que aprecia "desviación de poder" por parte de los miembros de la comisión, indica que, por parte de la Administración, "debe nombrarse otra comisión" de valoración "no integrada por ninguno de los miembros titulares o sustitutos que han intervenido de forma efectiva en el procedimiento selectivo".
Durante su intervención, Feijóo ha considerado que la sentencia es "explícita diciendo que no se hizo con objetividad" una parte del proceso y lo "suficientemente contundente" como para "acelerarse al máximo" el nuevo proceso. En él, el que el CHUS tiene que pedir al juzgado "instrucciones" para "poder hacerlo lo más rápido posible".
Por lo tanto, hay que, ha resumido, "acatar esta sentencia, tomar nota de la misma, hacer una nueva evaluación para proyectos presentados y seguir trabajando con normalidad".
"NO CREO QUE ACTUASEN AL MANDATO DE ALGUIEN"
Preguntado por si considera que la consejera, como gerente del Sergas, no estaba al tanto de lo que ocurría y si él tuvo conocimiento de las irregularidades, Feijóo ha recordado que "hay cinco personas en la comisión de evaluación", todo ellos facultativos, y personas de "prestigio". "No creo que estas personas actuasen al mandato de alguien, porque es subestimar la capacidad e independencia", ha manifestado.
De este modo, ha incidido en que son estas personas "las que juzgan" y el tribunal el que entiende que "lo que juzgaron en parte está mal y hay que repetirlo". "Lo demás es la opinión política de cada cual y cada cual es libre de decir lo que quiera", ha remachado.