Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Feijóo no es partidario de "disminuir la asistencia sanitaria" y verá "qué resquicio legal" hay sobre los sin papeles

Defiende que el Gobierno prorrogue la ayuda de 400 euros a los desempleados de larga duración "si puede pagarla" Reivindica la trayectoria y los resultados de Arenas y advierte que perderle para la política "sería un desperdicio"
Defiende que el Gobierno prorrogue la ayuda de 400 euros a los desempleados de larga duración "si puede pagarla"
Reivindica la trayectoria y los resultados de Arenas y advierte que perderle para la política "sería un desperdicio"
El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, se declara "no partidario de disminuir la asistencia sanitaria" al colectivo de inmigrantes sin permiso de residencia, pero esperará a "ver bien" el texto definitivo de la orden del Ministerio de Sanidad sobre el cobro a los sin papeles por ser atendidos para analizar con "qué resquicio legal" cuenta la Comunidad gallega.
"Antes de tomar una decisión, primero voy a ver qué resquicio legal tenemos, y en base a eso, actuaremos", ha aseverado en una entrevista concedida a Europa Press, en la que alude al "escaso número de inmigrantes" con el que cuenta Galicia, que cifra en aproximadamente un 3% sobre la población total de la comunidad.
Al respecto, indica que es necesario "ver bien el impacto que tiene en la comunidad" el proyecto de orden que establece que los inmigrantes irregulares que no padecen enfermedades crónicas tendrán acceso a la sanidad pública si pagan una cuota anual, con la finalidad de analizar "qué solución en el cumplimiento de la ley se le puede dar".
"Yo de entrada, desde luego no soy partidario de disminuir la asistencia sanitaria", confiesa Feijóo, quien fue presidente del Instituto Nacional de Salud (Insalud). Lo que sí le parece "correcto" es "establecer algunas cautelas o algunas necesidades en materia de fármacos o en otras".
En cualquier caso, tacha de "fariseísmo" el "hablar primero de inmigrante ilegal" y después sostener "que lo ilegal tiene que ser igual a lo legal". "No nos olvidemos que esto es la Unión Europea y hay unas reglas, de la misma forma que hay países como Alemania o Austria donde esto ni se plantea. Si no llevas la tarjeta de la UE, tienes que pagar y no somos ilegales, simplemente somos turistas", ha puntualizado.
Así, ha defendido que "España es uno de los pocos países de la UE en los que a nadie se le va a negar una asistencia en la que esté en riesgo la vida de un paciente", mientras que "en la mayor parte de los países del mundo, un señor que no tiene derecho a asistencia en ese país, o paga o no se le atiende". "Ahora, sobre la atención ordinaria, la atención permanente, vamos a ver lo que pone la ley y en base a lo que pone la ley vamos a actuar", ha agregado.
Al respecto, ha recordado que Galicia se "anticipó" a la decisión de que "toda persona sin prestaciones porque haya agotado el paro no tendrá que hacer nada para mantener su tarjeta sanitaria individual y el Sergas le seguirá prestado asistencia sanitaria". En cualquier caso, se ha amparado en no conocer "exactamente" lo dicho por su compañero de partido Rafael Hernando y no se ha pronunciado acerca de si está de acuerdo con que, ante los recursos limitados del Estado, hay que priorizar a las personas que cotizan a la Seguridad Social frente a los sin papeles.
PRORROGAR LOS 400 EUROS
Sobre la ayuda de 400 euros que reciben los empleados sin ninguna prestación, que desaparecerá si no se prorroga antes del 15 de agosto, el presidente gallego ha abogado por su permanencia, siempre y cuando las cuentas públicas lo permitan. "Vamos a ver cuál es la situación económica de nuestro país, pero si puede pagarla, sin duda que la prorrogue", ha recomendado al Ejecutivo de Mariano Rajoy.
Eso sí, ha reflexionado acerca de que esa prestación no estaría en cuestión y podría beneficiar a más personas si el año pasado el aún Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero no se hubiese gastado "90.000 millones de euros más de lo presupuestado" y "si en lugar de un déficit público del 8,9%, lo hubiese dejado en el 6%".
"El problema que hay aquí es el problema de administrar la miseria y de eso, honradamente, creo que no es responsable al que le han dejado miseria, sino el que ha provocado la miseria", ha sentenciado. Al respecto, ha reprobado que "aquí se ha engañado mucho" y ha alertado de que "lo que se va a recaudar de más de IVA y del IRPF" tan sólo supone "la mitad del déficit oculto".
ABORTO
Por otra parte, Feijóo se ha remitido a cuando haya "una propuesta concreta" para aportar su opinión sobre la propuesta del ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, de que se elimine la malformación del feto como supuesto para poder interrumpir un embarazo.
Preguntado si le recomendaría que eludiese ese punto en la reforma de la legislación sobre el aborto, se ha limitado a manifestar su "confianza" en Gallardón. "Me parece un político notable, en su preparación, en su currículum, en sus éxitos electorales y en su planteamientos respetuosos con el conjunto de la sociedad", ha agregado.
APROVECHAR A ARENAS
Otro de sus compañeros de partido sobre los cuales Feijóo ha resaltado su trayectoria es Javier Arenas, a quien ha situado como "uno de los políticos mejor formados que tiene España y con mayor experiencia". Preguntado si lo ve en un próximo gobierno de Mariano Rajoy, ha respondido que "sería un desperdicio perder a Javier Arenas para la política".
Así, ha subrayado que "ha sido el único político en la historia de la democracia española que ha sacado diez puntos de diferencia al PSOE en Andalucía" y lo ha contrapuesto con que "sería inverosímil" que un socialista igualase estos resultados y no conformase gobierno. "Pero el señor Griñán perdió y está gobernando. Arenas ganó y está en la oposición. Y después dicen que el PP quiere modificar la ley electoral para su interés. Cuando menos es sarcástico", concluye.