Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Feijóo, a por el voto rural frente a "supermanes de la política" y "apóstoles" de la Complutense

Visita una cooperativa de Lugo y arranca la carrera hacia las urnas con una foto entre vacas, de las más tradicionales de la campaña
Hay en el PPdeG quien considera un 'amuleto' que Alberto Núñez Feijóo tenga una foto entre vacas en la campaña electoral. La tuvo en 2009 y logró arrebatar la Xunta al bipartito a la primera, y en esta nueva carrera electoral, que en Galicia se concibe como un 'ensayo' para las autonómicas de otoño, el presidente gallego ha elegido una granja en Lugo para su personal pistoletazo de salida.
Su visita a la cooperativa Penaval, que factura casi un millón de euros, hizo recordar algunos de los presentes que vivieron la campaña de 2009 una de las anécdotas que ya han marcado la historia del presidente y que tuvo lugar, precisamente, cuando el entonces líder de la oposición preguntó al propietario de una explotación "por qué las vacas tenían nombre de mujer".
La pregunta del dirigente popular y la graciosa respuesta del ganadero --quién alegó que no les iba a poner nombre de hombre porque eran "vacas"--, llenó entonces las crónicas de los periódicos y aunque el entorno de Feijóo aclaró después que el presidente quiso preguntar "por qué no recibían nombres como Rubia o Galega", como es habitual en Galicia, permanece en el imaginario popular.
El peso de esta anécdota, que hoy muchos en el PPdeG recuerdan incluso con cariño, no ha impedido que Feijóo continúe con sus actos para los sectores ganadero y lácteo ni como presidente ni como líder del PPdeG. Y en esta nueva carrera hacia las urnas, ha decidido empezar, según sus propias palabras, "por el principio" de Galicia, que "sigue siendo el medio rural".
Así, tras unas semanas de precampaña con intensa aprobación de medidas sociales, para los empleados públicos y también para el sector primario, Feijóo se ha lanzado de lleno a por el voto rural, tradicional caladero para los populares en provincias como Lugo y Ourense, y también un asidero para poder concentrar sus críticas en los partidos emergentes.
FRENTE A LOS "SUPERMANES" DE LA POLÍTICA
Acompañado de los candidatos Joaquín García Díez y José Manuel Barreiro, entre otros dirigentes del PP de Lugo, Feijóo ha agradecido que le propusieran empezar la campaña "por el principio", en una explotación láctea y ha asegurado que asume, "desde el primer instante", un "compromiso explícito" con el sector: el de no usar sus "dificultades" para recoger "un puñado de votos".
Asumido el compromiso, a renglón seguido, se ha centrado en atacar a sus rivales políticos, quienes, a su juicio, sí lo hacen. Sobre todo, ha censurado que "gente a la que ni le interesa la leche, ni conoce una explotación, ni le interesa nada el rural gallego porque nunca vivió en él" utilice "los problemas del precio de la leche". Y es que, para Feijóo, el rural es "el alma y el corazón" de Galicia.
Concentrado en Podemos como principal objetivo político a batir, el presidente gallego ha proclamado que no cree "en los hombres todopoderosos, ni en los supermanes de las políticas, ni en los nuevos apóstoles del medio rural que vienen del campus de la Complutense, ni tampoco en sus franquicias".
"Creemos en los ganaderos de verdad, en los que conocen bien esta tierra y van a seguir apostando por ella. Porque nosotros somos de esos. Somos de este pueblo, nos criamos en él y seguiremos defendiéndolo frente a los supermanes de la política y a los apóstoles de la universidad de Madrid", ha reivindicado, identificando, una vez más, al PP como el partido del rural.
"HAY POCAS VACAS"
Para lanzar este mensaje, los populares habilitaron un microfóno con pie en un pasillo de la explotación, en el que podían verse vacas a ambos lados: una tradicional imagen de campaña. De hecho, justo antes de la llegada del presidente, hubo un momento de preocupación cuando algunos miembros de su equipo de campaña se percataron de que había "pocas" vacas en el entorno.
El problema fue solucionado por miembros de la cooperativa, que sembraron de paja y pienso la zona más próxima a su micrófono para que a Feijóo no le faltase compañía en sus declaraciones. La maniobra de atracción funcionó y alguna vaca pudo probar, además del pienso, el sabor del trípode de las cámaras, ganándose el favor y las fotografías de los periodistas.
PRECIOS Y SOBREPRODUCCIÓN
Antes de su intervención, Feijóo dio un breve paseo por la explotación con uno de sus responsables, con el que abordó cuestiones importantes para el sector como los precios de la leche -Penaval ha firmado un contrato con la industria que "hace la marca blanca de Mercadona" por 32 céntimos el litro--.
El líder del PPdeG le hizo notar que el precio está por encima de la media en España y Europa, y preguntó si se exige mucha calidad. "Sí, pero estamos dispuestos a darla si el precio merece la pena", respondió el ganadero, quien posteriormente departió con Feijóo acerca de la sobreproducción láctea.
El presidente volvió a apostar por la "diversificación" y por planificar para "crecer". "Hay que producir lo que se pueda vender porque el mercado está inundado de leche", aconsejó.