Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Felipe González destaca que Venezuela es una "tiranía" en la que se ha instalado la "imprevisibilidad"

Afirma que es una "gran tontería" que haya la creencia de que la Transición fue un "invento" para establecer el bipartidismo
El expresidente del Gobierno Felipe González ha defendido que Venezuela es algo más que una "democracia traicionada" o una dictadura en la que hay normas totalitarias. Para González es una "tiranía" en la que se ha instalado la "imprevisibilidad".
Así lo ha dicho durante su discurso en la conferencia "España y América Latina: presente y futuro", que cierra la primera jornada del Seminario 'Vargas Llosa: cultura, ideas y libertad' que se ha celebrado este martes en la Casa de América de Madrid, con motivo del 80 aniversario del escritor y premio Nobel Mario Vargas Llosa.
A su llegada al acto, ha saludado con un apretón de manos al también expresidente del Gobierno José María Aznar, que ha participado en estas jornadas previamente y con el que en el pasado mantuvo una fría relación política.
González, que ha afirmado que le "repugnan" las dictaduras tanto de izquierdas como de derechas porque son "igual de malas", ha explicado que Venezuela no es una dictadura como tal, porque al fin y al cabo, en estos regímenes hay normas. Sin embargo, el país americano es algo más que una "democracia traicionada" --ya que se han celebrado elecciones generales el pasado 6 de diciembre--, es una "tiranía" porque se ha instalado una "imprevisibilidad que hace todo sea oscuro e incierto".
"Uno no sabe nunca si va a ir a la cárcel o si puede acceder a la cesta básica", ha constatado al mismo tiempo que ha reconocido que le preocupa esta "situación absolutamente trágica" en el que los dos tercios de la Asamblea Nacional no "representan al pueblo" venezolano o en el que el sistema judicial está al servicio del político.
"Allí (los jueces) tienen un único contrato", ha ironizado haciendo referencia al contrato único propuesto en el programa electoral de Ciudadanos. Por ello, el expresidente socialista ha insistido en la necesidad de "abrir un espacio de diálogo" en el país gobernado por Nicolás Maduro.
En cuanto a otros de los países latinoamericanos, Cuba, González ha destacado que es un régimen que "no se sostiene ya ni con la figura del embargo", aunque ha deseado que la transición "sea en paz" y sin "temor al diálogo".
El expresidente del Gobierno socialista ha recalcado que la democracia es el "espacio común", el "oxígeno" para las libertades y que cuando "las ostentaciones totalitarias de izquierdas o de derechas" hacen que ese oxígeno se "disminuya o agote" los ciudadanos son las "primeras víctimas".
CRISIS DE GOBERNANZA REPRESENTATIVA
Para el socialista en el mundo se está viviendo una "crisis de la gobernanza representativa" debido a la "globalización - "sobre todo del sistema financiero", ha identificado-- y la revolución tecnológica y para solventarla hay que hacer reformas necesaria tanto en España, en Europa como en América Latina.
Por ello, ha reclamado el "espíritu de la reforma" para terminar con el inmovilismo y alcanzar un modelo de Estado que sea "elástico, ágil, que sea capaz de responder de los intereses generales del país, que no se anémico, que tenga capacidad de intervenir lo justo, que no agobie, que garantice la previsibilidad del proceso de la toma de decisiones y la eficiencia y que garantice la igualdad de oportunidades".
Aunque ha recordado que en Estados Unidos su constitución lleva vigente más de 200 años y que se han acometido reformas a lo largo del tiempo, no ha querido entrar en detalle con respecto a la situación política española: "Dios me libre de meterme en ese lío para hablar en público", ha bromeado.
LA TRANSICIÓN NO ES UN "INVENTO" PARA EL BIPARTIDISMO
No obstante, ha subrayado que la Transición democrática no es un "invento" para crear un sistema bipartidista, ya que, como ha recordado, en las elecciones de 1977 se presentaron 420 siglas. "Ahora la gente se cree de verdad que el bipartidismo fue un invento para repartirse el poder. Es una gran tontería", ha añadido.
Por último, a aseverado que Europa está gestionando la crisis económica de una manera "mucho más torpe" que en Estados Unidos porque, a su juicio, ha elegido "el camino más tortuoso, complicado y menos eficiente". Aún así, ha aclarado que de la crisis económica "se sale" pero lo que no tiene salida es la crisis de refugiados y la "amenaza a la seguridad" que supone el terrorismo yihadista.