Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fernández Díaz asegura que ETA está "infinitamente más débil" aunque el PP no parará hasta que se disuelva

El ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, ha defendido este viernes que ETA está "infinitamente más débil" que hace dos años, cuando el PP llegó al Gobierno de la nación y se encontró una banda terrorista que había declarado el cese de la actividad armada, hoy ya definitivo.
Fernández Díaz, que ha participado en el foro de debate 'Una nación segura' programado dentro de la Convención Nacional del PP, ha asegurado al respecto que, a pesar de esa debilitación de la banda criminal, el Partido Popular no parará hasta que ETA se disuelva "sin concesiones" o "negociación".
"Ya no podemos ir contra comandos operativos porque no los hay", ha explicado el ministro, quien, no obstante, ha puesto sobre la mesa las últimas 96 detenciones de lo que ha denominado "estructuras clandestinas".
Por otro lado, el ministro del Interior ha defendido la necesidad de aprobar una Ley de Seguridad Ciudadana para adaptar una norma de hace 22 años y a una sociedad que ha evolucionado mucho y ante la que se abren nuevos delitos y nuevas conductas como las relacionadas con las redes sociales que antes no existían.
Del mismo modo, ha explicado que hay que adaptar la nueva ley a la jurisprudencia del Tribunal Supremo y del Tribunal Constitucional para garantizar el binomio seguridad-libertad ya que algunos casos podrían quedar "en el limbo".
UN PAÍS SEGURO
El ministro se ha referido a España como un país seguro y ha reivindicado esta realidad como "una de las grandes fortalezas" de la nación, como perciben, ha defendido, los turistas. Fernández-Díaz ha reconocido por último los riesgos que supone el terrorismo del siglo XXI, en referencia al yihaidismo, pero que ha equiparado al que corren el resto de los países de Europa.
Por su parte, el presidente de Melilla, Juan José Imbroda, ha destacado la seguridad que impera en su ciudad donde se ha magnificado, a su juicio, todo lo relativo a la valla y al "elemento pasivo" de las concertinas cuando, según ha opinado, habría que actuar de forma más punible contra las mafias que explotan a los inmigrantes.
Imbroda ha puesto a Melilla como un ejemplo de interculturalidad, un valor de la marca España a cuidar, según sus palabras.
Finalmente, la dirigente del PP asturiano Mercedes Fernández ha hecho un llamamiento a la necesidad de que conseguir una sociedad comprometida para poder ganar la batalla a la violencia de género y dar así más instrumentos de lucha a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.