Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fernández Díaz alerta del riesgo de "defunción de la UE" si se generalizan los referéndums

El ministro en funciones de Interior, Jorge Fernández Díaz, ha alertado este jueves en Bruselas del riesgo de "defunción" para la Unión Europea si se "generaliza" la convocatoria de referéndums en los Estados miembros, como el convocado por Reino Unido sobre su pertenencia a la UE o el anunciado por Hungría para decidir sobre la acogida de refugiados.
"Últimamente se está poniendo de moda los referéndums (*). Creo que no es fácil hacer compatible la soberanía de los Estados con la voluntad de que la UE sea una verdadera unión política", ha opinado el ministro a su llegada a una reunión de ministros de Interior de la UE.
"Si se generaliza el uso de referéndums, de alguna manera estaremos sentando las bases de la defunción de la Unión Europea", ha añadido.
Los ministros de Interior examinan este lunes la falta de resultados de las medidas comprometidas por los Veintiocho hasta ahora para contener la llegada de refugiados a territorio comunitario, al tiempo que buscarán un compromiso de coordinar su respuesta, ante las medidas unilaterales que están tomando algunos de ellos.
La reunión estará marcada por la tensión provocada por Austria, que ha anunciado que limitará el número diario de solicitudes de asilo que registrará, pese a las advertencias de Bruselas de que se trata de una medida ilegal.
También la decisión de Hungría de convocar un referéndum sobre las cuotas de acogida de demandantes de asilo ya comprometidas con la UE estará sobre la mesa de discusión, aunque no formalmente, según fuentes europeas.
España, según ha apuntado el ministro Fernández Díaz, reiterará la necesidad de abordar la "raíz" de la inmigración irregular y de la llegada masiva de demandantes de asilo y no sólo las "consecuencias", ya que, a su juicio, lo contrario sería poner "parches" únicamente.
El ministro español ha reconocido que la evolución de la crisis de refugiados ha demostrado que los Estados miembros no estaban "preparados" para la llegad de miles de personas en busca de ayuda y asilo, por lo que "se está improvisando un tanto" en la respuesta para gestionar la situación.
"La solidaridad se predica mucho, pero a la hora de la verdad, cuesta más aplicarla. Y en eso estamos", ha explicado, para más tarde recalcar que existe "voluntad política" para hallar soluciones que hagan compatible el refuerzo de la seguridad de las fronteras exteriores y la libre circulación interior de los europeos.