Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fernández Díaz evita polemizar con las víctimas pero defiende la política antiterrorista del Gobierno

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha evitado este jueves polemizar con las víctimas del terrorismo críticas con la política antiterrorista que está ejerciendo el Gobierno, pero ha defendido las decisiones de su Departamento y ha garantizado que su único objetivo es "derrotar a ETA y conseguir su disolución".
El ministro ha hecho estas declaraciones, durante su visita a la Feria del Turismo FITUR, después de que víctimas del terrorismo como la viuda de Gregorio Ordóñez, Ana Iríbar, o el exfuncionario de prisiones José Antonio Ortega Lara se hayan mostrado muy críticos con el Ejecutivo de Mariano Rajoy. Ortega Lara se ha implicado en el nacimiento de un nuevo partido político, VOX, mientras que Iríbar se mostró dispuesta a no votar nunca más a Rajoy.
"La política antiterrorista que se está aplicando es la que se ha aplicado por el Gobierno del PP siempre y tiene por objetivo derrota a ETA y conseguir su disolución", ha respondido sin querer profundizar en la brecha con las víctimas del terrorismo y sus familiares.
Según ha explicado, "un pilar fundamental" de esta política antiterrorista es la política penitenciaria, y dentro de ella la dispersión de los presos etarras en distintas cárceles de la geografía española. "Mientras que la organización terrorista no se disuelva, la política de dispersión no se va a modificar y la política penitenciaria tampoco", ha garantizado.
De esta forma, ha animado a ETA a dar este paso "una vez que ha sido derrotada" y que la propia organización terrorista anunció el cese definitivo de la actividad armada. Aunque ha dejado claro que este paso no se produjo "porque se haya convertido a la democracia o por razones éticas o morales" sino porque "ha sido derrotada por el Estado de derecho".