Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Fiscalía se opone a que Laporta se persone como perjudicado por el caso Neymar

Le pide que no use la causa para fiscalizar a la directiva del FC Barcelona
La Fiscalía ha pedido al juzgado que rechace la petición del expresidente del FC Barcelona Joan Laporta de personarse como perjudicado en el 'caso Neymar' al considerar que no puede ser considerado "víctima" de los presuntos delitos en la operación del fichaje del jugador por parte del FC Barcelona.
En su escrito, remitido al Juzgado de Instrucción 22 de Barcelona, el fiscal Pedro Ariche recuerda a Laporta que el objetivo del proceso penal es averiguar si hubo fraude fiscal y no determinar si la directiva mintió a los socios en cuanto al coste de la operación de la incorporación del jugador brasileño.
El fiscal insiste en que el papel de los tribunales no es determinar si la gestión del club fue nefasta --como la califica Laporta en su escrito--, y le invita a que, si lo que quiere es fiscalizar a la directiva, use los medios que el FC Barcelona recoge en sus estatutos y no instrumentalice el proceso penal para ello.
También reprocha al expresidente que, si tan preocupado estaba por perseguir por vía penal esta supuesta nefasta gestión, podría haber intentado comparecer en la causa en cualquier otro momento y no esperar a que se hubiese anunciado que los acusados y el FC Barcelona habían llegado a un acuerdo con las acusaciones del caso.
Según el acuerdo alcanzado por los acusados con la Fiscalía y la Abogacía del Estado, el club admite haber cometido dos delitos fiscales en los ejercicios fiscales de 2011 y 2013 en la operación del fichaje.
Este pacto exonera de responsabilidad al expresidente Sandro Rosell --para el que el fiscal pedía siete años y medio de cárcel-- y al actual presidente, Josep Maria Bartomeu --para quien reclamaba dos años y tres meses de prisión-, mientras que el club asume como persona jurídica el delito y pagaría 5,5 millones de euros como multa.
"TOTAL DESCONOCIMIENTO" DE LA CAUSA
El fiscal sostiene que este pacto --que todavía no se ha concretado por escrito-- es lo que ha motivado a Laporta a apresurarse a intentar personarse, con una petición en la que reconoce su "total desconocimiento" de la causa judicial.
Cree que está claro que Laporta no mostró el menor interés en proceso hasta que la actual directiva, que le había ganado en las elecciones, han alcanzado un pacto, y cree obvio que su interés no es desinteresado sino otro: "Que este Ministerio no va a calificar por resultar el mismo claramente evidenciado", dice el fiscal.