Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Fiscalía rechaza extraditar a EEUU a un gallego reclamado por falsificar obras de arte

El gallego Jesús Ángel Bergantiños Díaz, reclamado por Estados Unidos por falsificar obras de arte, ha pedido este martes a la Audiencia Nacional que sea juzgado en España y no en territorio norteamericano, algo que ha apoyado la Fiscalía al oponerse a su extradición.
La Sección Cuarta de la Sala de lo Penal ha celebrado una breve vista pública en la que el fiscal Juan Antonio García Jabaloy ha solicitado a los magistrados que denieguen la petición de extradición cursada por las autoridades estadounidenses contra Jesús Ángel Bergantiños, cuyo hermano, José Carlos, también ha sido acusado de vender cuadros falsos que encargaban a un pintor de origen chino.
El abogado de Jesús Ángel Bergantiños ha defendido también la jurisdicción española para conocer los hechos que se atribuyen a su cliente, que posee nacionalidad española y arraigo en territorio nacional. La Audiencia Nacional tiene pendiente celebrar la vista de extradición del caso de su hermano, que cuenta con doble nacionalidad estadounidense y española.
Los hermanos Bergantiños ya se opusieron a ser entregados a Estados Unidos en la comparecencia que prestaron en abril de 2014 ante el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu, que les dejó en libertad con la prohibición de abandonar el territorio nacional después de ser detenidos en Sevilla y Madrid.
El Tribunal Supremo dio el pasado marzo la razón a la defensa de los dos hermanos cuando ordenó paralizar su extradición al considerar que las solicitudes estadounidenses no cumplían con los requisitos formales necesarios, al no contener documentos "esenciales" como la transcripción de los textos legales con el delito y la pena a la que se enfrentan o la orden de detención internacional.
Las autoridades estadounidenses les reclaman por delitos de estafa, blanqueo de capitales y contra la Hacienda Pública que supuestamente cometieron a través de la venta de más de 60 cuadros falsificados a dos galerías de arte de Nueva York por valor de más de 30 millones de dólares (22 millones de euros) entre principios de los noventa y junio de 2009.
MITOS DEL ARTE MODERNO
José Carlos Bergantiños, que residió en Estados Unidos y en la República Dominicana, donde desarrolló una carrera vinculada al mundo del arte, está acusado de haber contratado en Nueva York a un pintor de origen chino para que imitara obras de mitos del arte moderno como Franz Kline o Jackson Pollock. Las obras fueron colocadas durante años en galerías de arte de Nueva York y se hacían pasar por telas de importantes artistas recién descubiertas.
En el fraude también estuvieron implicados Jesús Ángel Bergantiños --según la fiscalía estadounidense-- y Glafira Rosales, pareja de José Carlos, quien fue juzgada el pasado año en un tribunal neoyorquino acusada de siete cargos de fraude, delito fiscal y blanqueo de dinero por haber vendido más de medio centenar de pinturas falsas.
Para ocultar la procedencia del dinero y evitar el pago de impuestos, los hermanos Bergantiños presuntamente exigieron a las galerías de arte con las que trabajaban que pagaran los cuadros mediante transferencias bancarias a cuentas abiertas en España, informa el Ministerio de Justicia.
El caso estalló finalmente al acumularse las dudas de varios compradores sobre a las obras, que no pudieron ser autentificadas. Los hermanos Bergantiños fueron finalmente detenidos en Sevilla y Madrid en abril de 2014. Ambos quedaron en libertad tras declarar ante el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu.