Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fiscalía dice que el violador del estilete debe permanecer en prisión para "evitar el riesgo de reiteración delictiva"

La Fiscalía considera que Félix Vidal Anido, conocido como el violador del estilete, debe permanecer en prisión para "evitar el riesgo de reiteración delictiva".
Así lo ha señalado este martes, en declaraciones a Europa Press, el fiscal jefe de Lugo, Juan José Begué, que ha explicado que evitar "la reiteración delictiva" es "un motivo básico y fundamental" para mantener la medida de prisión provisional en "casos en que de manera empírica se ve que alguien puede continuar cometiendo delitos".
En este caso concreto, el fiscal jefe de Lugo ha subrayado que, en vista del historial de Vidal Anido, se puede afirmar que "existe un riesgo de reiteración delictiva".
Sobre la calificación jurídica del supuesto delito por el que ha sido enviado de nuevo a prisión tras ser detenido por supuestamente asaltar a una mujer, Begué ha avanzado que se barajará un "delito contra la libertad" por coacciones, que está penado con entre seis meses y tres años de prisión.
Además, el fiscal jefe de Lugo ha comentado que si se considerase un delito de detención ilegal, estaría penado con entre cuatro y seis años de prisión.
Vidal Anido, de 50 años de edad, salió el pasado mes de diciembre de la cárcel de Villabona, en Asturias, tras la anulación de la conocida como doctrina Parot. Fue condenado a 70 años de prisión por varias violaciones, dos de ellas, cometidas en Lugo en el año 1987, muy violentas y cumplió condena durante casi 30 años.
La Policía Nacional lo volvió a detener el viernes pasado en Pol (Lugo) tras la denuncia presentada por una mujer, que dijo a los agentes que el pasado miércoles sufrió un intento de agresión sexual cuando entraba en su piso en un edificio de Lugo. La víctima, que fue socorrida por su hijo, que oyó sus gritos, identificó posteriormente a Vidal Anido.