Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Flores paró los controles del Madrid Arena porque "tenía que entrar todo el mundo"

Juicio del Madrid ArenaEFE
Una de las encargadas de realizar las requisas a la entrada del pabellón municipal del Madrid Arena en la macrofiesta del 1 de noviembre de 2012, Soledad Santos, ha afirmado este martes durante su declaración que el promotor del evento, Miguel Ángel Flores, ordenó que parasen las requisas "porque tenía que entrar todo el mundo".
Así lo ha afirmado Santos durante su declaración por videoconferencia en la Sala Cero de la Audiencia Provincial, donde del mismo modo ha afirmado que su labor, de 23 a 8 horas, consistía en cachear bolsos y realizar "registros superficiales", según las indicaciones que les habían dado sus jefes Raúl Monterde y Juan José Paris Nalda.
A pesar de no recordar la hora, Santos ha señalado que primero se le acercó un portero para decirle que no realizaran requisas. Después acudió Flores hasta donde ella se encontraba para pedir que se agilizaran las requisas. A continuación Santos asegura que llamó a Paris Nalda para ver si debía relajar los cacheos, a lo que este le animó a que siguiera requisando "como hasta ese momento".
Fue entonces cuando Santos preguntó a Francisco del Amo, a su lado durante las requisas, y este le dijo que siguieran haciéndolo "si acaso un poco más suave".
A pesar de que les dieron indicaciones para que siguieran en el momento de las requisas no les hablaron del plan de seguridad del recinto. Santos ha asegurado que se comunicaban con sus superiores cuando "necesitaban algo" a través de walkie talkie, y que "si ocurría algo" se lo debía preguntar a su jefe de equipo.
La encargada de realizar las requisas durante la macrofiesta de Halloween ha asegurado que le pareció ver a otros "dos o tres vigilantes de Seguriber" en algunas de las entradas.